HebRootsHeader
Home HebRoots Study Hall Torah & Grace Galatians Sabbath & Festivals Acts 15 Ephraim & Judah 2 Houses & NT
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
HebRoots Teachers HebRoots Ministries Audio Teachings Video Teachings Weekly Teachings Eddie's Books Hebraic Perspective Bride of Messiah
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Basics of Judaism Israel Messianic Jewish/Israel Exile/Redemption Hebrew Language Tabernacle Mikvah/Immersion Olive Tree
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Babylon/One World Gov Bible Prophecy Newsgroup Archives Church History Webstore Support Us Contact Us
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Hebraic Roots Discipleship Program 
Studying Hebraic Roots?
 
Hebraic Roots Webstore 
Join our Network! 
 

Hand Click Now Hand


Yeshua: The Hebrew Word for Jesus
Yeshua



Eddie's Books
Quick Jump Menu


Restoring the Two Houses of Israel
The Seven Festivals of the Messiah
Who is the Bride of Christ?
Restaurando Las Dos Casas de Israel
Las Siete Fiestas del Mesias
?Quien es la Novia de Cristo?
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1

Free Audio Teachings






¿Quién Es La Novia De Cristo?

CAPITULO 6

LOS SIETE ATRIBUTOS DE UN DISCÍPULO


 

¿QUÉ ES UN DISCÍPULO?

Para muchos cristianos, la palabra "discípulo" es un término religioso que describe a los doce creyentes que originalmente siguieron a Jesús. Probablemente que la mayoría de los cristianos no se asocian ellos mismos con ser discípulos de Jesús. Sin embargo, la palabra discípulo viene del griego "Mazetés". Es la palabra de Strong 3101 y significa "alumno, principiante, estudiante." De hecho, en varios lugares de los Evangelios, Jesús es llamado "Rabí." La palabra "Rabí" significa "maestro." Lo podemos ver en Juan 3:2, según está escrito:

"Este (Nicodemo) vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro…"

A Jesús se le describe en los Evangelios como un Rabí o "maestro" (Juan 1:38, 3:2) y Sus seguidores son llamados discípulos o "estudiantes." Se espera que un discípulo o "estudiante" aprenda y crezca en conocimiento y comprensión. Al hacerlo así, algún día se convertirá en un maestro cualificado de otros discípulos (estudiantes). Un discípulo de Jesús es un estudiante de la Palabra de Dios que sabe y comprende la Palabra de Dios y los caminos del Reino de los Cielos. Se puede ver este principio en Hebreos 5:12-14, según está escrito:

"Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche (un estudiante), y no de alimento sólido (un maestro). Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es de los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal."

De estas cosas podemos ver que DESPUÉS de ser salvos al aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador personal, se convierte en un discípulo (estudiante) de Jesús y un discípulo de la Palabra de Dios y de los caminos del Reino de Dios. Estudiando y mostrándose aprobado (2ª Timoteo 2:15), un discípulo (estudiante) crece hacia la madurez espiritual y se capacita para convertirse en maestro de la Palabra de Dios para otros discípulos (estudiantes).

 

¿QUÉ ES LA GRAN COMISIÓN?

Cuando muchos cristianos piensan en la "gran comisión", lo asocian con la predicación del mensaje del Evangelio de salvación para los incrédulos. El mensaje de la salvación consiste en predicar que Jesús derramó su sangre sobre la cruz para que podamos ser perdonados de nuestros pecados, y al recibirle a Él en nuestra vida y corazón, seremos salvos e iremos al cielo. Puesto que es verdad que si crees en el mensaje del Evangelio, que Jesús derramó Su sangre en la cruz para que pudieras ser perdonado de tus pecados, tomando tú la decisión de arrepentirte de tus pecados y de recibir a Jesús en tu vida y corazón para que seas salvo y vayas al cielo, esto no es la PLENITUD del cumplimiento de la "gran comisión." Examinemos más de cerca qué es la "gran comisión" según Jesús. En Mateo 28:19-20, está escrito:

"Por tanto, id, y haced discípulos (hacer discípulos de) a todas las nacionesenseñándoles (haciendo estudiantes) que guarden todas las cosas que os he mandado…"

Este mandamiento de Jesús NUNCA ha sido cumplido. Puesto que muchos alrededor del mundo han oído de la muerte de Jesús y su resurrección y de que Él derramó Su sangre en la cruz para perdonar nuestros pecados, al arrepentirnos de nuestros pecados, recibiéndole en nuestra vida y corazón para ir al cielo, la gente está muy lejos de ser discípulos (estudiantes) de la Palabra de Dios y de Sus caminos. La gran comisión será cumplida en la Era Mesiánica cuando Jesús mismo gobierne y reine en Jerusalén por 1000 años. En ese tiempo, los seguidores de Jesús irán y harán discípulos (estudiantes) en todas las naciones. Esto lo podemos ver en Isaías 2:2-3, según está escrito:

"Acontecerá en los postreros de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa del Señor como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminarán por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor."

Por lo tanto, podemos ver que la meta del Cristianismo según lo definió Jesús cuando dio la "gran comisión" no es sólo hacer convertidos al Cristianismo sino hacer convertidos y discípulos (estudiantes) de todas las naciones de la tierra.

 

LOS SIETE ATRIBUTOS DE UN DISCÍPULO

Ahora sabemos que un discípulo es un seguidor de Jesús y un estudiante de la Palabra de Dios, ¿cuáles son las características de un discípulo de Jesús? Daré una lista de siete características de un discípulo de Jesús. Son como siguen:

  1. Un discípulo debe de ser como su Maestro (Lucas 6:40)

  2. Un discípulo (estudiante) debe poner su "vida del alma/Psique" para obtener la vida Zoé (Lucas 14:26)

  3. Un discípulo (estudiante) ha de llevar su cruz (Lucas 14:27)

  4. Un discípulo (estudiante) renunciará a todo lo que tiene y se negará a sí mismo para servir a Jesús (Mateo 16.24; Lucas 14:33)

  5. Un discípulo (estudiante) llevará mucho fruto (Juan 15:8)

  6. Un discípulo (estudiante) debe de tener amor por los demás (Juan 13:34-35)

  7. Un discípulo (estudiante) debe de continuar en la Palabra de Dios (Juan 8:32)

 

UN DISCÍPULO DEBE DE SER COMO SU MAESTRO

Si tú has aceptado a Jesús como tu Señor y Salvador personal, Jesús es nuestro maestro (profesor) y nosotros sus discípulos (estudiantes). El deseo de cada profesor es que sus estudiantes crezcan en conocimiento y comprensión de las asignaturas para que puedan comprenderlas en el mismo nivel que él mismo. La Biblia nos habla de los creyentes en Jesús como Mesías, creciendo en el conocimiento y comprensión de Él y de la Palabra de Dios, para que podamos ser conformados a Su imagen. En Romanos 8:29 está escrito:

"Porque a los que antes conoció (Dios), también los predestinó para que sean hechos conformes a la imagen (la exacta semejanza espiritual y características) de su Hijo (Jesús)…"

Somos conformados a la imagen de Jesús a través de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. En 2ª Corintios 3:18 está escrito:

"Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor."

Dios dio el ministerio quíntuple a la iglesia para que los creyentes pudieran crecer de discípulos (estudiantes) a la madurez espiritual. Al hacerlo así, Dios deseaba que creciéramos en la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. En Efesios 4:11,13 está escrito:

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros…hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo."

Por lo anteriormente expuesto, podemos ver que a un discípulo (estudiante) se le exige crecer para ser igual que su maestro (profesor). Estas fueron las palabras de Jesús en Lucas 6:40, según está escrito:

"El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro."

 

UN DISCÍPULO DEBE DE PONER SU PROPIA VIDA

En segundo, lugar, un discípulo (estudiante) pone su vida para ser como su maestro (profesor). Con el estudio viene el sacrificio. Para conseguir buenas notas en la escuela es necesario pasar mucho tiempo estudiando. Para conseguir buenas notas, tienes que sacrificar muchas veces la diversión con tus amigos. Al hacerlo así, estás poniendo a un lado los deseos de la carne (la diversión) para alcanzar una meta superior de conseguir buenas notas. De la misma manera, a los discípulos (estudiantes) de Jesús se les exige poner a un lado los deseos de la carne y los caminos del mundo (vida del alma/Psique) para alcanzar una meta más alta, la de agradar a nuestro Padre Celestial para poder desarrollar la madurez espiritual. Esto es la característica de un discípulo (estudiante) de Jesús. Jesús nos dijo esta verdad en Lucas 14:26, según está escrito:

"Si alguno viene en pos de mí; y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida (Psique = 5590), no puede ser mi discípulo."

Esta Escritura no nos está diciendo que odiemos a nuestros padres o familia. Pero Jesús nos está diciendo que si tú estás poniendo los deseos de tus padres y tu familia por encima de la Voluntad de Dios para tu vida, entonces, tú no puedes ser Su discípulo. En un capítulo anterior de este libro, aprendimos que la "vida" de la cual Jesús nos está hablando en Lucas 14:26 es la palabra griega "Psique/vida del alma" que está influenciada por los caminos del mundo y los deseos de la carne. La "vida del alma/Psique" es contraria a la voluntad de Dios. En Mateo 10:39 está escrito:

"El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará."

En Juan 12:25 está escrito:

"El que ama su vida (Psique), la perderá, y el que aborrece su vida (Psique) en este mundo, para vida (Zoé) eterna la guardará."

Para poder morir en la cruz, Jesús tuvo que poner primero su propia vida (Psique). Jesús puso su vida (Psique) antes de que Él muriera sobre la cruz sometiendo Su vida (Psique) a la Voluntad de Dios el Padre. En Juan 10:17 está escrito:

"Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida (Psique), para volverla a tomar."

Jesús se sometió a la Voluntad de Dios y tomo Su decisión de poner Su vida (Psique) en el Huerto de Getsemaní. En Mateo 26:36, 38-39 está escrito:

"Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní…Entonces Jesús dijo: Mi alma (Psique) está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú."

Por lo tanto, podemos ver que si un discípulo (estudiante) de Jesús desea ser como su maestro, Jesús mismo cedió a su propia voluntad para hacer la Voluntad de Dios en su vida

 

UN DISCÍPULO HA DE LLEVAR SU PROPIA CRUZ

¿Qué significa llevar nuestra propia cruz? Nuestra propia cruz representa cualquier cosa en la vida que nos estorba para convertirnos en un discípulo (estudiante) de Jesús y crezcamos a la plenitud de la madurez espiritual. En la parábola del sembrador, Jesús nos habla de cinco cosas que nos estorban para llevar la cruz sobre nosotros y de que le sigamos con todo nuestro corazón. En Marcos 4:17-19, estas cinco cosas son las siguientes:

  1. Tribulación.
  2. Persecución.
  3. Los afanes del mundo.
  4. El engaño de las riquezas.
  5. Las codicias de otras cosas.

En Lucas 14:27 está escrito:

"Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo."

Jesús dijo estas palabras en Lucas 9.23:

"Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame."

Para poder tomar nuestra cruz, hemos de estar dispuestos a ser crucificados. ¿Qué quiere decir tomar tu cruz y estar dispuesto a ser crucificado? La cruz que hemos de llevar es poner a un lado nuestra vida del "alma/Psique" y no ser un siervo del pecado. En Romanos 6:6 está escrito:

"Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos al pecado."

En Gálatas 2:20 está escrito:

"Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí."

Por lo tanto, un verdadero discípulo (estudiante) de Jesús debe de ser como su maestro. Debe de poner su "vida del alma/Psique", para no ser un siervo del pecado, y echar fuera todas esas cosas que se interponen en su relación personal con Dios y de hacer Su voluntad en su vida.

 

UN DISCÍPULO DEBE RENUNCIAR A TODO
PARA SERVIR A JESÚS

Un verdadero discípulo (estudiante) de Jesús pone a un lado todos los cuidados de este mundo y renuncia a ellos para ser un discípulo (estudiante) de Jesús para servirle con todo su corazón, mente, y fuerzas. En Lucas 14:33, Jesús habló estas palabras, según está escrito:

"Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo."

Para poder renunciar a todo y servir a Jesús, no se puede amar al mundo, sus caminos, ni sus cuidados. En 1ª Juan 2:15 está escrito:

"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él."

No amando las cosas del mundo, sus caminos, ni sus cuidados, no serás sólo un discípulo (estudiante) de Jesús, sino que también serás un buen soldado en el ejército de Dios. En 2ª Timoteo 2.3-4 está escrito:

"Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado."

Renunciando a todo para servir a Jesús y no estando enredado en los asuntos de esta vida, estarás negándote a los placeres de esta vida para ser un discípulo (estudiante) de Jesús. Negándote a ti mismo y a los placeres de esta vida que son contrarios a la voluntad de Dios, estarás negándote a ti mismo, tomando tu cruz cada día para seguir a Jesús. Jesús habló estas palabras en Lucas 9:23, según está escrito:

"Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame."

Por lo tanto, el discípulo (estudiante) de Jesús debe renunciar a los cuidados de este mundo y a los deseos de la carne y rechazar estas cosas que le impiden en su caminar espiritual con Dios, como tomar su cruz cada día para servir a Jesús, así como el hacer la voluntad de Dios en su vida.

 

UN DISCÍPULO DEBE LLEVAR MUCHO FRUTO

¿C��mo llevamos fruto en el Reino de Dios? Llevamos fruto en el Reino de Dios cuando amamos a Dios con todo nuestro corazón, mente, y fuerzas y buscamos ser discípulos (estudiantes) de Jesús. Al hacerlo, hemos de darnos cuenta que Jesús es la vid y nosotros los pámpanos. Sólo podemos llevar mucho fruto cuando le sometemos nuestra vida a Él y dejamos al Espíritu Santo que produzca dentro de nosotros un carácter piadoso. Cuando sometemos nuestras vidas a Jesús y permitimos que el Espíritu Santo produzca dentro de nosotros un carácter piadoso, Dios nos prepara, enseña y equipa para seguirle y hacer Su Voluntad. Al seguir y hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas, llevaremos mucho fruto para Dios y el Reino de los Cielos.

Jesús es la vid y nosotros los pámpanos. En Juan 15:5 está escrito:

"Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer."

Cuando sometemos y rendimos nuestras vidas a Jesús, necesitamos someter y rendir nuestras vidas al Espíritu Santo para que produzca un carácter piadoso dentro de nosotros. Los frutos del Espíritu Santo son mencionados en Gálatas 5:22-25, según está escrito:

"Mas el fruto del Espíritu Santo es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Pero los que son de Cristo, han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu."

Si sometemos nuestras vidas a Jesús y permitimos al Espíritu Santo que produzca un carácter piadoso dentro de nosotros, Dios nos permitirá llevar mucho fruto en el Reino y seremos discípulos de Jesús. En Juan 15:8 está escrito:

"En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos."

De ahí que podamos comprender que un discípulo de Jesús debe de llevar mucho fruto en el Reino de Dios.

 

UN DISCÍPULO DEBE DE AMAR A LOS DEMÁS

¿Como creyente, cómo te gustaría que Dios ordenase una bendición para tu vida? Cuando los cristianos habitan en unidad, Dios ordena Sus bendiciones sobre esos creyentes que se aman los unos a los otros y habitan en unidad. En el Salmo 133: está escrito:

"Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía…porque allí envía el Señor bendición y vida eterna."

El mayor mandamiento dado por Jesús es el amar a Dios con todo tu corazón, mente, alma y fuerzas y el segundo mayor mandamiento es amar a tu prójimo como a ti mismo. En Marcos 12:30-31, Jesús habló estas palabras, según está escrito:

"Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos."

Jesús nos dijo que nos amásemos los unos a los otros. En Juan 13:34-35 está escrito:

"Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis los unos a los otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros."

Por lo tanto, un discípulo (estudiante) de Jesús debe amar a su prójimo como a sí mismo y tener amor por otros cristianos que han aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador personal. Al hacerlo, Dios ha prometido Su bendición sobre nuestras vidas.

 

UN DISCÍPULO DEBE DE ESTUDIAR LA PALABRA DE DIOS

Jesús era judío. Sus discípulos eran judíos. Las enseñanzas de Jesús estaban basadas en los fundamentos del Judaísmo transmitidas fielmente desde Abraham hasta David, y de David a Jesús. En Juan 4:24, Jesús dijo que los que adoran a Dios deben hacerlo en espíritu y en verdad. En la mentalidad judía durante los días de Jesús, la más alta forma de adoración a Dios era por medio del estudio.

Si amas a Dios y buscas ser un seguidor de Jesús eres Su discípulo (estudiante). Siendo un discípulo (estudiante) de Jesús, buscaremos aprender de Jesús y el conocimiento de la Palabra de Dios, Dios nos dará su revelación y comprensión de Su Palabra a través de la ayuda del Espíritu Santo. En Juan 14:26, el Espíritu Santo fue enviado para enseñarnos todas las cosas referente a Dios, según está escrito:

"Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho."

El Espíritu Santo nos dirige, nos guía, nos enseña todas las cosas referente a Dios y su Palabra. En Juan 16:13 está escrito:

"Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad…"

En la mente del pueblo judío en los días de Jesús, el estudio era la más alta forma de adorar a Dios. Deseando ser un discípulo (estudiante) de la Palabra de Dios y permitiendo que el Espíritu Santo nos enseñe todas las cosas, un discípulo (estudiante) de Jesús buscará estudiar la Palabra de Dios para presentarse aprobado delante de Dios. En 2ª Timoteo 2:15 está escrito:

"Procura (estudia) con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse…"

Por esta razón, un discípulo (estudiante) de Jesús debe continuar estudiando la Palabra de Dios y buscar el crecer en conocimiento y comprensión de Dios y de los caminos del Reino de los Cielos. Jesús habló estas palabras en Juan 8:31-32, según está escrito:

"Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad (la Palabra de Dios), y la verdad os hará libres."

 

RESUMEN

Como conclusión, somos discípulos (estudiantes) de Jesús cuando deseamos y nos proponemos con todo nuestro corazón el amar y seguir a Dios en la misma manera que Jesús amó y siguió la voluntad de Dios. Al hacerlo, necesitamos poner a un lado las cosas que nos impiden darle a Jesús toda nuestra vida y corazón. Hemos de poner a un lado los cuidados de este mundo, los caminos del mundo, y los deseos de nuestra carne que son contrarios a la voluntad de Dios para nuestras vidas. Haciéndolo así, desecharemos los placeres del mundo y tomaremos nuestra cruz cada día para seguir a Jesús y hacer la Voluntad de Dios.

Para crecer en conocimiento y comprensión de Dios, debemos buscar estudiar y aprender la Palabra de Dios y los caminos del Reino de los Cielos. Cuando lo hacemos, buscaremos el amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos y amaremos a nuestros compañeros cristianos. Al hacer estas cosas, llevamos mucho fruto para el Reino de Dios y seremos buenos y fieles discípulos y siervos de Dios. Siendo buenos y fieles discípulos y siervos de Dios, creceremos en madurez espiritual y estaremos calificados para ser la Novia de Cristo.

 

Continuar para Capitulo 7

 

 

 

Yeshua from Genesis to Revelation

Yeshua from Genesis to Revelation 

This DVD series reveals Yeshua in the entire Bible (Psalm 40:7, Luke 24:44). Yeshua is in the Torah. He created the heavens and earth, made covenant with Abraham, led the children of Israel out of Egypt, gave the Torah at Mount Sinai, is the bridegroom of Israel and the glory of God that filled the tabernacle. Yeshua died on the tree to unite the twelve tribes of Israel (John 10:16-17, 11:49-52). Yeshua will gather the twelve tribes of Israel during the tribulation period and be glorified. He will reign during the Messianic Era as King over the whole earth teaching the Torah to all nations. While revealing Yeshua from Genesis to Revelation, this DVD series also teaches the basic principles of the Hebraic roots of Christianity, including who is the house of Jacob, Torah is for all believers in Yeshua, and Two Houses and the New Testament. Finally, this DVD series gives a Hebraic perspective of the end of days. In all, twelve hours of power packed teaching!

Order Here!

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
©2010-2014 Hebraic Heritage Ministries International.  Designed by Web Design by JB.