HebRootsHeader
Home HebRoots Study Hall Torah & Grace Galatians Sabbath & Festivals Acts 15 Ephraim & Judah 2 Houses & NT
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
HebRoots Teachers HebRoots Ministries Audio Teachings Video Teachings Weekly Teachings Eddie's Books Hebraic Perspective Bride of Messiah
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Basics of Judaism Israel Messianic Jewish/Israel Exile/Redemption Hebrew Language Tabernacle Mikvah/Immersion Olive Tree
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Babylon/One World Gov Bible Prophecy Newsgroup Archives Church History Webstore Support Us Contact Us
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Hebraic Roots Discipleship Program 
Studying Hebraic Roots?
 
Hebraic Roots Webstore 
Join our Network! 
 

Hand Click Now Hand


Yeshua: The Hebrew Word for Jesus
Yeshua



Eddie's Books
Quick Jump Menu


Restoring the Two Houses of Israel
The Seven Festivals of the Messiah
Who is the Bride of Christ?
Restaurando Las Dos Casas de Israel
Las Siete Fiestas del Mesias
?Quien es la Novia de Cristo?
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1

Free Audio Teachings






¿Quién Es La Novia De Cristo?

CAPITULO 4

UNA NOVIA ESPIRITUALMENTE MADURA


Es una enseñanza tradicional dentro del Cristianismo que todos los que reciben a Jesús como su Señor y Salvador personal es la Novia de Cristo. Mientras que es cierto que todos los que aceptan a Jesús como su Señor y Salvador según destacábamos en el Capítulo 1 estarán en el cielo, la Biblia distingue entre los creyentes que son "niños en Cristo" o "cristianos carnales" y entre aquellos creyentes que son cristianos "maduros espiritualmente" y tienen una relación íntima con Dios. Jesús nos dijo que el mayor mandamiento es amar a Dios con todo el corazón, mente, alma y fuerzas. En Mateo 22:36-38, está escrito:

"Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley (Torá)? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primer y gran mandamiento."

 

CRECIENDDO EN UNA RELACIÓN AMOROSA PARA DIOS

¿Por qué es amar a Dios con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerzas el gran mandamiento? ¿Cómo podemos amar a Dios con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerzas? Cuando te enamoras inicialmente de otra persona, tu mente se consume pensando en ella. Estás pensando en esa persona especial desde la mañana hasta la noche. Sueñas en cómo mostrarle tu amor. No hay nada como el gozo que experimentas cuando pasas el tiempo con esa persona. Has entrado en la etapa del cortejo amoroso.

Pasando tiempo con esa persona, comienzas a conocerla mejor cada día. Entre tanto, el deseo amoroso del uno para el otro crece más y más hasta que finalmente se casan. Después de casados, se continúa creciendo en amor y comprensión del uno para el otro. Una vez casados, experimentáis juntos los tiempos duros como los tiempos gozosos de la vida. Con el tiempo, os conocéis el uno al otro tan bien que sabes cómo piensa y cómo responderá la otra parte ante cualquier pregunta que le hagas o ante cualquier situación que surja, aun antes de que suceda. Llegado este punto, se ha alcanzado una madurez en vuestra relación. Una relación personal con otra persona es un proceso de crecimiento en amor y comprensión el uno para el otro, así como el desarrollo de una intimidad cada vez más profunda.

Espiritualmente, nuestro amor y devoción para Dios debería crecer y desarrollarse conforme al modelo descrito entre hombre y mujer. Recién convertidos, muchos cristianos experimentan un amor apasionado para Dios en su corazón. Espiritualmente, han entrado en un desposorio y una relación de cortejo amoroso con Dios. Durante este tiempo, pensamos en la bondad de Dios, Su misericordia y en la manera especial en que Él ha trabajado en nuestra vida para salvarnos.

Después de la experiencia de la salvación, nuestra relación con Dios comienza a marchar a través de las pruebas y tribulaciones de la vida. Durante este tiempo, también experimentamos muchas otras bendiciones de Dios así como Su provisión en nuestras vidas y nos regocijamos. Es a través de estos tiempos que nuestro amor para Dios debería crecer en intimidad y profundidad.

Al pasar tiempo con Dios en oración, leyendo y estudiando la Biblia, buscando la dirección de la voluntad de Dios para nuestras vidas, entonces, deberíamos empezar a comprender más y más el corazón y los caminos de Dios. Durante este tiempo, Dios mismo comenzará a revelarse con mayor capacidad y tu relación con Dios crecerá en una cerrada intimidad, justo como el modelo ideal de relación entre un hombre y una mujer. Esto es un ejemplo de la vida de un cristiano "maduro espiritualmente". Este es el camino de la Novia de Cristo. La Novia es un ejemplo del "mayor" en el Reino de los Cielos (Mateo 5:19).

Sin embargo, como en la vida real muchos esposos y esposas comienzan a perder su primer amor después de casarse y no pueden superar las pruebas y tribulaciones de la vida porque no pasan el tiempo necesario para desarrollar su relación del uno con el otro, su amor del uno para el otro comienza a perderse y muchos se divorcian.

Espiritualmente, esto es lo que sucede en las vidas de muchos cristianos en su relación con Dios DESPUÉS de ser salvos. No se toman el tiempo para desarrollar su relación con Dios y su amor inicial para Dios empieza a enfriarse. No son capaces de superar los muchos problemas de la vida confiando en Dios. En cambio, se resienten contra Dios y le culpan y vuelven a vivir en el mundo. Muchos otros cristianos viven con un pie en el mundo y otro pie en la puerta de la iglesia. Sin embargo, este tipo de relación no es la Voluntad de Dios. Esto es un ejemplo de la vida de un "cristiano carnal" inmaduro espiritualmente. El cristiano carnal o niño es un ejemplo del "menor" en el reino de los Cielos (Mateo 5:19).

Espiritualmente, Dios desea para nuestra relación personal con Él que crezcamos y nos desarrollemos de la misma manera que el amor ideal entre un hombre y una mujer crece y se desarrolla desde el momento inicial de su amor apasionado en el corazón durante la etapa de cortejo que desemboca en un caminar profundo e intimidad personal, después de haberse casado. Este es el llamamiento de la Novia de Cristo. Esta es la característica de su madurez espiritual.

 

LAS DOS ETAPAS DEL CASAMIENTO BÍBLICO

Hay dos etapas en el casamiento bíblico. La primera etapa es el desposorio. En hebreo esto es llamado "Erusín". Durante el desposorio estás legalmente casado a tu consorte pero no habitas físicamente con ella. La segunda etapa del casamiento es cuando habitas físicamente con tu esposa y se consuma el matrimonio. La segunda etapa del matrimonio se llama en hebreo "Nisuín". Como vimos en el Capítulo 3, la boda bíblica tiene lugar bajo un dosel nupcial llamado en hebreo "jupá". Como también tratamos en el Capítulo 3, el cielo se considera como un tipo de "jupá". Por lo tanto, el matrimonio bíblico será consumado en el cielo. La Biblia nos dice que Dios mismo se desposó con los hijos de Israel en el Monte Sinaí. En Jeremías 2:2-3 está escrito:

"Anda y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice el Señor: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada."

Aunque no habites con tu consorte cuando te desposas, el desposorio es tan vinculante legalmente que no te puedes salir sin un divorcio. Cuando María dio a luz a Jesús, José y María estaban desposados los dos. Mientras tanto no vivían juntos y no tenían relaciones maritales, pero estaban legalmente casados. Por esta razón, cuando José oyó inicialmente que María estaba encinta buscó "abandonarla" o divorciarse de ella. Esta historia se cuenta en Mateo 1:18-20, como está escrito:

"El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería difamarla, quiso dejarla secretamente (conseguir un divorcio). Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es."

Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor y Salvador personal al arrepentirnos de nuestros pecados y confiamos en su sangre derramada en la cruz para la remisión de nuestros pecados, somos salvos y vamos al cielo.

Espiritualmente, cuando somos salvos, nos desposamos con Dios (legítimamente casados pero sin habitar físicamente con Dios). Sin embargo, Dios desea entrar en la segunda etapa del matrimonio con aquellos que creen en Él. Esta segunda etapa es la consumación del matrimonio.

En el Capítulo 3, vimos cómo Sión es un término para el pueblo de Dios. Más específicamente es un término para la Novia de Dios. Espiritualmente, el Monte Sión, es un término para la Jerusalén celestial. Podemos ver esta verdad en Hebreos 12:22-23, como está escrito:

"Sino que os habéis acercado al monte de Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos…"

A la consumación de la segunda etapa del matrimonio bíblico, Dios habitará físicamente con todos los creyentes. El cumplimiento de esto lo vemos en Revelación 21:1-3. En estos versículos podemos ver que la nueva (celestial) Jerusalén se la compara a una Novia. Cuando suceda este acontecimiento, Dios habitará con Su Novia. Lo podemos ver en Revelación 21:1-3, como está escrito:

"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios."

A estas alturas, podemos comprender dos cosas. Primera, nuestra relación personal con Dios necesita crecer y desarrollarse desde la base del amor apasionado de nuestra conversión hacia un conocimiento e intimidad espirituales cada vez más profundos con Dios. Segunda, hay dos etapas al matrimonio bíblico y cuando somos salvos entramos en esa primera etapa del matrimonio llamada desposorio. Sin embargo, Dios está deseando entrar en esa segunda etapa del matrimonio para vivir y habitar con Su Novia.

Por lo tanto, la meta de un cristiano NO debe ser la salvación. Cuando eres salvo, sólo estás desposado espiritualmente con Dios. La meta de un cristiano debía de ser la salvación MÁS el desarrollo de un amor e intimidad, lo más profundo posible con Dios.

 

UNA NOVIA SANTA Y SANTIFICADA

El término para matrimonio en hebreo es "Kidushín". El término hebreo para el matrimonio, "Kidushín", procede de la palabra hebrea para Santo que es "kódesh." Es la palabra de Strong (6944). La palabra hebrea para santificado es "kadash". Es la palabra de Strong (6942). El hebreo es la lengua pura de Dios (Sofonías 3:9). La palabra hebrea para matrimonio, "Kidushín", la palabra hebrea para santificado, "Kadash", y la palabra hebrea para santo, "Kódesh", todas contienen tres letras hebreas en su raíz. Estas letras son "K" kaf, la "D" dalet, y la "SH" shin. Por lo tanto, Dios nos está comunicando por el lenguaje puro del hebreo (Sofonías 3:9) que el matrimonio está asociado espiritualmente con santo y ser santificado.

Dios siempre ha deseado tener un pueblo santo. La palabra hebrea para santo, "Kódesh" que es la palabra de Strong (6994) significa "ser puesto aparte". Religiosamente, los cristianos piensan que ser santo significa que nunca van a pecar. Sin embargo, bíblicamente significa que has llegado a la madurez espiritual y tienes una relación espiritual con Dios y eres "puesto aparte" aparte para Él y Su servicio. También significa que te has apartado espiritualmente para Dios y Sus caminos. Además, Eres puesto aparte para Dios y de las influencias y caminos del mundo y de ser dominado y controlado por la naturaleza de pecado en tu carne. El pueblo santo con el que Dios va a contraer matrimonio, es Su Novia. Así como Dios es santo (Levítico 11:44), Él desea para los que son creyentes en Él, ser santos también. En 1ª Pedro 1:15-16 está escrito:

"Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo."

Jesús volverá a la tierra en Su Segunda Venida para contraer matrimonio con una Novia santificada que es sin mancha. Esto lo podemos ver en Efesios 5:26-27, como está escrito:

"Para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela (la Novia) a sí mismo, una iglesia ("ekklesia" = una congregación de personas puestas aparte) gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha."

Por lo tanto, así como las palabras hebreas para santificado ("Kadash"), santo ("Kódesh"), y matrimonio ("Kidushín") están relacionadas la una con la otra en la lengua hebrea, podemos ver en Efesios 5:26-27 que Jesús va a volver a por "una Novia, santificada que no tiene mancha". Esta Novia santificada y santa que no tiene mancha, habrá crecido en amor y comunión con Dios, así como una intimidad personal con Dios. Será una Novia espiritualmente madura.

 

CRECIENDO EN MADUREZ ESPIRITUAL

Dios ha deseado siempre que Sus hijos crezcan espiritualmente. El crecimiento espiritual es la adquisición de un conocimiento y comprensión más profundos de Dios, Su Palabra y Sus caminos. Dios siempre ha deseado que Sus hijos conozcan Sus caminos (como Moisés) y no sólo sus hechos (como los hijos de Israel) Salmo 103:7.

Como hijos de Dios, somos llamados a crecer espiritualmente. Crecemos espiritualmente conociendo y comprendiendo la Palabra de Dios y Sus caminos. En 1ª Pedro 2:2, dice:

"Desead como niños (niños cristianos) recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación."

En 2ª Pedro 3:18, Pedro exhorta a los creyentes a crecer en la gracia y conocimiento de Dios como está escrito:

"Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…"

Jesús dijo una parábola en Marcos 4:30-32 que el Reino de Dios era semejante a una semilla que creció hasta su madurez, según está escrito:

"Decía también: ¿A qué haremos semejante el reino de Dios, o con qué parábola la compararemos? Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de todas las semillas que hay en la tierra; pero después de sembrado, crece, y se hace la mayor de todas las hortalizas, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra."

Cuando somos salvos somos llamados por Dios a alimentarnos de la leche (lo elemental) de la Palabra de Dios para que podamos crecer en conocimiento y comprensión de Dios y del Reino de los Cielos. Sin embargo, no es la Voluntad de Dios que los cristianos permanezcan como niños espirituales. La Biblia nos dice que hemos de dejar las cosas elementales de Dios y que crezcamos hacia la madurez espiritual. Esta verdad la podemos ver en Hebreos 6:1, según está escrito:

"Por tanto, dejando ya los rudimentos (lo elemental) de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección (5047)…"

La palabra griega para perfección es "teliótes". Es la palabra de Strong (5047). Esta palabra, perfección traducida por "teliótes" que viene de la palabra griega, "téleios" que significa "plenitud, adultez, adulto, madurez, maduro". La palabra griega "téleios" es la palabra de Strong (5046). La palabra perfección traducida como "teliótes" significa "plenitud o madurez".

El mayor deseo de un cristiano sería crecer en el conocimiento y comprensión de Dios, después de ser salvos, de manera que podamos tener una relación íntima y profunda con Dios, para poder tener un conocimiento profundo de la Palabra de Dios y conocer Sus caminos. Este es el mensaje de Jeremías 9:23-24, según está escrito:

"Así dijo el Señor: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy el Señor, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice el Señor."

 

¿CÓMO CRECEMOS EN MADUREZ ESPIRITUAL?

En Isaías 28:9-10 nos dice cómo crecer espiritualmente. Así como el modelo de relación entre un hombre y una mujer crece con el tiempo, nosotros crecemos en nuestro conocimiento y comprensión de Dios con el tiempo, siempre que vivamos nuestras vidas cristianas y caminemos en un conocimiento y comprensión más profundos de los caminos de Dios. Esto lo podemos ver en Isaías 28:9-10, que dice:

"¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿A los arrancados de los pechos? Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá."

Por lo tanto, son instruidos por Dios para crecer en conocimiento y comprensión de Él, Su Palabra, y Sus caminos y hemos de hacerlo gradualmente, con el tiempo, "línea sobre línea, mandato sobre mandato".

En Romanos 1:17, nos dice que debemos crecer de fe en fe, como está escrito:

"Porque el evangelio y la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá."

Al mismo tiempo que crecemos en el Señor "línea sobre línea, mandato sobre mandato" y también de fe en fe, también somos transformados de "gloria en gloria". En 2ª Corintios está escrito:

"Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Esp��ritu del Señor."

Por lo tanto, en el crecimiento del conocimiento y comprensión de la Palabra de Dios "línea sobre línea y mandato sobre mandato" y deseando conocer a Dios de una manera más personal, íntima y profunda de "fe en fe" somos transformados a la imagen de Dios de "gloria en gloria". Al hacerlo así, Jesús volverá a por este Cuerpo de creyentes y ella será santificada y santa.

 

PALABRAS HEBREAS Y GRIEGAS QUE
COMUNICAN MADUREZ ESPIRITUAL

Hasta aquí, hemos visto cómo Dios desea que Su pueblo crezca en conocimiento y comprensión de Él mientras que desarrolla una relación personal más íntima y profunda con Él. La madurez espiritual se expresa por la palabra griego, "Téleios". Es la palabra (5046) de Strong. La palabra griega, "Téleios" se traduce en el Nuevo Testamento como "adultez, hombre perfecto, y perfecto". El Diccionario de Strong la define como "completo en crecimiento, completo en carácter mental o moral". El Thayer’s Greek Lexicon (Léxico Griego de Thayer) define como "plenitud, adultez, adulto, madurez, maduro". Por lo tanto, la palabra griega "Téleios" es una palabra usada en el Nuevo Testamento para describir la madurez espiritual de la Novia de Dios.

En el Thayer’s Greek Lexicon, nos dice que la palabra equivalente hebrea para "Téleios" según se usó en la Septuaginta (LXX), "El Antiguo Testamento Hebreo traducido al Griego", es la palabra hebrea "Tamim". La palabra hebrea "Tamim", es la palabra de Strong (8549). Es traducida en el Antiguo Testamento como "sin tacha, perfecto, derecho, sin mancha, entero, integro, sincero y completo". La palabra hebrea, "Tamim", es una palabra que transmite el concepto de "madurez espiritual" en el Antiguo Testamento.

Examinemos la palabra hebrea, "Tamim" en el Antiguo Testamento y la palabra griega, "Téleios" en el Nuevo Testamento para darnos una mejor comprensión del concepto espiritual que Dios desea para Su Novia de que crezca en conocimiento y comprensión de Él y al hacerlo convertirse en madura espiritualmente.

 

LOS NIÑOS ESPIRITUALES FRENTE
A LA MADUREZ ESPIRITUAL

En Hebreos 5:12-14, la Palabra de Dios nos dice que debemos crecer en el conocimiento de la Palabra de Dios. Al hacerlo, vamos a pasar de ser niños espirituales a la madurez espiritual. La madurez espiritual se describe usando la palabra griega "Téleios" que se traduce como "adultez". En Hebreos 5:12-14 está escrito:

"Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño."

En estos versículos debemos distinguir entre los niños cristianos que sólo pueden digerir la leche y los cristianos maduros que pueden comer la fuerte carne de la Palabra de Dios. La palabra niño en el griego es la palabra "népios". Es la palabra (3516) de Strong. La palabra griega "népios" Strong la define como "un infante, persona simple, un cristiano inmaduro". El Thayer’s Greek Lexicon define la palabra "népios" como "un niño pequeño, pueril, sin instrucción, inexperto".

La palabra hebrea equivalente para la palabra griega, "népios", es la palabra "Péti". Es la palabra (6612) de Strong. La palabra hebrea "Péti" se traduce en el Antiguo Testamento como "simple." Por lo tanto, la Biblia hace una clara distinción entre los que son simples y pueriles en su fe (el cristiano carnal o inmaduro) y entre aquellos que son adultos, completos y maduros en su fe (el cristiano maduro y la Novia de Cristo).

El principio bíblico del crecimiento de niños espirituales a la madurez espiritual lo podemos ver más adelante en Efesios 4:11-15, según está escrito:

"Y él mismo constituyó a unos apóstoles; a otros, profetas; a otros evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto ("Téleios" – maduro espiritualmente), a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; Para que ya no seamos niños fluctuantes ("népios" – cristianos niños e inmaduros espiritualmente), llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucias las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es Cristo."

Dios nos dice las características de un cristiano carnal que es un niño espiritual en 1ª Corintios 3:1-4. Un cristiano carnal es alguien que está todavía controlado por las prácticas y caminos de la carne. Podemos ver esta verdad en 1ª Corintios 3:1-4, como está escrito:

"De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños ("népios") en Cristo. Os di a beber leche (la característica de un cristiano que es un niño espiritual – Hebreos 5:12-14), y no vianda; Porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?"

Por lo tanto, podemos ver por estos versículos en Efesios 4.11-15, que Dios desea que los cristianos crezcamos en conocimiento de Dios y seamos maduros espiritualmente "Téleios" y no seamos niños (népios) ya más. Los cristianos carnales practican la envidia, la contienda y las divisiones y siguen a un líder cristiano dejando a un lado a otros 1ª Corintios 3:1-4. Dios desea tener una Novia madura espiritualmente porque su recompensa será la mayor en el Reino de los Cielos. Los cristianos espiritualmente inmaduros estarán en el cielo pero serán los menores en el Reino de los Cielos (Mateo 5:19).

 

UNA NOVIA SIN TACHA NI MANCHA

En Efesios 5:27, la Novia de Cristo es descrita como que es "santa y sin mancha". La palabra hebrea para "sin mancha" es la palabra "Tamim". Examinemos la palabra hebrea, "Tamim" para establecer que esta palabra nos comunica el principio b��blico de "madurez espiritual" también. En Éxodo 12:5, Dios declaró que el Cordero de Pascua que había de ser inmolado, sería "sin mancha", según está escrito:

"El animal será sin defecto ("Tamim"), macho de un año…"

Por lo tanto, podemos ver que la Novia de Cristo será "sin mancha" y el Cordero de Pascua había de ser "sin defecto". Una vez más, la palabra hebrea en Éxodo 12:5 que describe el Cordero de Pascua se traduce por "sin defecto" es la palabra "Tamim". Es la palabra de Strong (8549).

 

DIOS QUERÍA QUE ABRAHAM CAMINASE SIN MANCHA

Con el fin de desarrollar más ampliamente este principio bíblico de ser espiritualmente maduro ("sin mancha o defecto") que se comunica por la palabra hebrea, "Tamim". En Génesis 17:1, Dios pide a Abraham que ande "Tamim" (servir a Dios como un modo de vida) delante de Él, como está escrito:

"Era Abraham de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció el Señor y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto."

En la mente de la mayoría de la gente que está leyendo esto en español, la palabra "perfecto", significa "no pecar nunca". Sin embargo, la palabra traducida en la Biblia Reina Valera como "perfecto" es la palabra hebrea "Tamim". Como hemos visto anteriormente, la palabra hebrea "Tamim" era traducida como "sin mancha o defecto" en Éxodo 12:5. En Génesis 17:1, es traducida por "perfecto". Por lo tanto, podríamos interpretar el versículo en Génesis 17:1 que dijera: "…Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé sin mancha."

De esto podemos ver que Dios estaba ofreciendo a Abraham (y a sus descendientes) la oportunidad de ser "Su Esposa".

 

LA ESPOSA DE CRISTO SERÁ
UNA NACIÓN DE REYES Y SACERDOTES

En Génesis 17, Dios hizo un pacto eterno con Abraham. En este pacto eterno, Dios prometió a Abraham que "naciones y reyes" saldrían de Él. En Génesis 17:6-7, está escrito:

"Y te multiplicaré en gran manera, y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti. Y estableceré mi pacto entre tú y yo, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti."

Los cristianos son herederos de este pacto que Dios hizo a Abraham a través de Jesucristo. Esto lo podemos ver en Gálatas 3:16, 29, según está escrito:

"Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, (Génesis 17:7) y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno. Y a tu simiente, la cual es Cristo…Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según las promesas."

Así como Dios prometió a Abraham que naciones saldrían de Él, la Novia de Cristo es descrita como, "nación santa." En 1ª Pedro 2: 9 dice:

"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable…"

Así como Dios prometió a Abraham que reyes saldrían de Él, la Novia de Cristo es una heredera de la promesa de Dios hecha a Abraham cuando es descrita como siendo "reyes y sacerdotes" delante de Dios. En Revelación 1:5-6 está escrito:

"Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén."

Por lo tanto, podemos ver la promesa que Dios hizo a Abraham en Génesis 17:8, que es un pacto perpetuo (Génesis 17:7) incluía a los descendientes de Abraham siendo "naciones y reyes" (Génesis 17:6). Espiritualmente, esto será cumplido por Jesús y Su Novia (Gálatas 3:16, 29) que será "reyes y sacerdotes" (1ª Pedro 2:9; Revelación 1:5-6) delante de Dios y gobernará y reinará con Él sobre la tierra para siempre (Revelación 5:10).

En el contexto al hacer el pacto con Abraham, Dios pidió a Abraham que fuera Su Novia. Andando (servir a Dios como modo de vida) perfectamente (Tamim = sin mancha – Génesis 17:1) delante de Dios.

Debido a que este pacto que Dios hizo con Abraham fue hecho con Jesús al mismo tiempo y somos herederos de este pacto (Gálatas 3:16, 29), Dios pide a los cristianos a que andemos (vivir nuestras vidas cristianas) "sin mancha" también. Si los cristianos hacemos esto, Dios nos hará Su Novia también. Podemos estar seguros de esta verdad porque el pacto que Dios hizo con Abraham era un "pacto eterno." ¡Porque Jesús no está todavía unido a Su Esposa y esto era parte del pacto eterno que Dios hizo a Abraham, este pacto sigue vigente hoy en día!

Examinaremos más adelante el significado bíblico del pacto que Dios hizo a Abraham incluyendo cómo el destino de la Novia de Dios está relacionado con el pacto de Dios más tarde en este libro. Por ahora, necesitamos comprender que Dios pidió a Abraham que anduviera "sin mancha" delante de Dios y esta es la característica de la Novia de Dios (Efesios 5:27).

 

JOSUÉ DESEÓ SER SIN MANCHA

Examinemos otras dos Escrituras que usan la palabra hebrea, "Tamim," que significa "ser sin mancha" y es la característica de la Novia de Dios (Efesios 5:27). El ejemplo siguiente se encuentra en Josué 24:14. En Josué 24, Josué reunió a los hijos de Israel juntos después de darles un discurso de despedida en Siquem. En este punto, Josué había pasado muchos años dirigiendo el pueblo para conquistar la tierra de Canaán que Dios había prometido a Abraham. (Génesis 15:18-21). Este discurso es dado por Josué antes de morir (Josué 24:14). En Josué 24:14 dice:

"Ahora, pues, temed al Señor, y servidle con integridad y en verdad…"

La palabra traducida como "integridad" en la Biblia Reina Valera es la palabra hebrea, "Tamim," que significa "sin mancha." Una vez más, Dios está encomendando a Su pueblo a través de Josué que le sirva en integridad ("Tamim = sin mancha) y verdad. A partir de estas cosas, estamos comenzando a comprender que Dios ha deseado desde el principio de los tiempos que no sólo desea habitar con Su Novia por toda la eternidad (ya hemos visto esta verdad en el capítulo 2) sino que Dios ha deseado que Su Novia ande en "madurez espiritual" delante de Él y sea "Tamim = sin mancha."

En Josué 24:14 no solo específica que debemos servir a Dios en integridad ("Tamim = sin mancha") sino también en verdad.

 

LA NOVIA DEBE DE SERVIR AL SEÑOR EN VERDAD

La palabra hebrea traducida como "verdad" es la palabra hebrea "Emet." La palabra "Emet" se deletrea con las palabras hebreas Alef, Mem y Tav. Estas letras son la primera, la del medio y la última del alfabeto hebreo. En esto, Dios está presentando la lengua hebrea y su alfabeto como una herramienta para comprender las cosas más profundas de Dios.

Jesús se refirió a Sí mismo como el "Alfa y Omega" (Revelación 22:13). Alfa y Omega son las primera y última letras del alfabeto griego. En hebreo, la primera y la última letras son "Alef y Tav". Esto lo podemos ver en Isaías 41:4; 44:6; 48:12.

Una vez más, Dios específica a través de Josué que debemos servirle en "integridad y verdad". ¿Qué es la verdad bíblica? La Biblia define lo que es la verdad en el Salmo 119:142, según está escrito:

"Tu justicia es justicia eterna, y tu ley (Torá) la verdad."

Jesús menciona el Salmo 119:142 en Juan 17:17 según está escrito:

"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es la verdad."

Anteriormente en este libro, vimos que la palabra hebrea para "santificar" es "Kadash". Es la palabra de Strong (6942). La palabra "santificar" que en hebreo es "Kadash" significa "hacer limpio, ser santo."

En Juan 15:3, Jesús nos dice que somos limpios (santificados) por la palabra (Torá), según está escrito:

"Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado."

Jesús se va a unir a la Novia que no sólo es espiritualmente madura y "sin mancha" sino también una Novia "santificada" que está limpia por la verdad (Torá) de Dios, sin las obras de la ley. Está extremadamente claro en Efesios 5:26-27 está escrito:

"Para santificarla, habiéndola purificado, en el lavamiento del agua por la palabra (Torá), a fin de presentársela…santa y sin mancha."

 

LOS MADUROS ESPIRITUALMENTE ANDAN
EN LA TORÁ DE DIOS

Otro ejemplo del uso de la palabra hebrea, Tamim, que significa "sin mancha" se encuentra en el Salmo 119:1, según está escrito:

"Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley (Torá) del Señor."

La palabra traducida como "perfecto" en el Salmo 119:1 es la palabra hebrea, "Tamim." En este versículo, Dios nos está diciendo que los que son espiritualmente maduros delante de Dios (perfecto = Tamim) andan en la ley (Torá) de Dios.

 

LA SALVACIÓN ES POR LA GRACIA DE DIOS

La Torá de Dios nunca fue dada por Dios como un medio de salvación. La salvación es exclusivamente por la gracia de Dios por medio de la fe, sin las obras de la ley. En Efesios 2:8-9 está escrito:

"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe."

En Romanos 3:20, 28 está extremadamente claro que la salvación es por la gracia por medio de la fe, sin las obras de la ley, como está escrito:

"Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado…Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley."

Por causa de esta verdad bíblica que somos salvos (que iremos al cielo) por la gracia de Dios por medio de la fe sin las obras de la ley, el Cristianismo ha ignorado y descartado completamente el papel de la Torá de Dios en nuestras vidas cristianas. Sin embargo, el Apóstol Pablo lo pone explícitamente claro en un pocos versículos un poco más debajo de lo que hemos citado (Romanos 3:20, 28) que DESPUÉS de que somos salvos, no tiramos por la borda (hacer vacía) la ley por medio de la fe. En Romanos 3:31 está escrito:

"¿Luego, por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley."

 

¿POR QUÉ LOS CRISTIANOS DEBEN GUARDAR LA LEY?

¿Por qué los cristianos necesitan guardar la ley (TORÁ) de Dios DESPUÉS de que son salvos? Hay varias razones:

  1. En el Salmo 119:1, el perfecto, inmaculado, ("Tamim" = espiritualmente maduro) anda en la Torá de Dios. Ser inmaculado es un término sacerdotal asociado con estar "santificado y limpio" delante de Dios. La Novia de Cristo es un sacerdote delante de Dios (1ª Pedro 2:5,9).

  2. Ya que la ley (TORÁ) es verdad (Salmo 119:142, Malaquías 2:1,6-7), Jesús oró que fuéramos "santificados por la verdad" (Juan 17:17).

  3. La Novia de Cristo es "santificada y limpia" por el lavamiento del agua por la palabra (TORÁ) y es espiritualmente madura y "sin mancha" (Efesios 5:26-27).

 

¿¿CUÁL ES EL SIGNIFICADO DE LA TORÁ?

Muchos cristianos tienen el entendimiento que la "Palabra de Dios" se compone de toda la Biblia desde Génesis hasta Revelación (y así es) pero sólo miran a la Torá como los cinco primeros libros de la Biblia.

Sin embargo, la palabra hebrea "Torá" que es la palabra de Strong (8451) traducida como "ley" no tiene que ver con "cosas que hacer y no hacer." Así es como es comprendida comúnmente la ley (Torá) por el cristianismo. Sin embargo, el significado de palabra hebrea Torá es "INSTRUCCIÓN." La palabra hebrea, "Torá" viene de la raíz hebrea, "Yarah" que significa, "enseñar, apuntar hacia algo con el dedo."

Por lo tanto, la ley (Torá) NO TENÍA LA FINALIDAD de salvar sino de "INSTRUIR" después de que fuésemos salvos, para que pudiéramos vivir nuestras vidas cristianas de manera agradable a Dios. Por lo tanto, la Torá debiera ser vista como UNA HERRAMIENTA DE INSTRUCCIÓN para sus hijos en cuanto a cómo vivir DESPUÉS de ser salvos para que podamos crecer de ser niños espirituales a la madurez espiritual. Por causa de esta verdad, David escribió en el Salmo 119:1 que aquellos que son "perfectos" "inmaculados" (espiritualmente maduros = sin mancha) andan en la ley (Torá) de Dios.

 

LA PALABRA DE DIOS ES LA TORÁ/h2>

Para el pueblo judío, la "Torá" y la "Palabra de Dios" son términos intercambiables. David escribió el Salmo 119. En todo el Salmo, David da alabanza a Dios por Su Torá. En el Salmo 119, David usa la palabra "Torá" en un versículo y en el siguiente verso, usará la "Palabra." Por este motivo, podemos ver cómo el término "Torá," y el término "Palabra" se usan indistintamente. La verdad bíblica que es la palabra, "Torá," se usa indistintamente con "Palabra" a lo largo de la verdad bíblica que Dios dio a Su pueblo para limpiar sus vidas DESPUÉS de ser salvos, esto se puede ver en el Salmo 119:9-11, 17-18, según está escrito:

"¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Con todo mi corazón te he buscado; no me dejes desviarme de tus mandamientos (Torá). En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti…Haz bien a tu siervo; que viva, y guarde tu palabra. Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley."

En resumen, podemos ver que la Torá fue dada por Dios no sólo para "limpiar y santificar" al pueblo de Dios, (Salmo 119:9-11,17-19; Juan 15:3; Juan 17:7) sino que la Torá de Dios es la "verdad" (Salmo 119:142; Malaquías 2:1,6-7) y que al andar en la Torá de Dios, Su pueblo es inmaculado (Salmo 119:1) que es la palabra "Tamim" = "sin mancha." A través de esto, podemos comprender lo que se dice en Efesios 5:26-27 cuando nos dice que la Novia de Cristo "fuese santa y sin mancha." El papel de la Torá en el llamamiento, el comisionado y destino eterno de la Novia de Dios será revisado con mayor detalle más adelante en este libro.

 

LA NOVIA DE DIOS ES INMACULADA (SIN MANCHA)

Así como en el Salmo 119:1 se nos dice que aquellos que son inmaculados, ("Tamim = espiritualmente maduros") andan en la Torá del Señor, así, espiritualmente, el Cantar de los Cantares de Salomón es un cántico poético entre Dios y Su Novia. En el Cantar de los Cantares 5:2 y 6:9 nos dice que la Novia es "inmaculada" (perfecta). Esta es la misma verdad que se nos comunica en el Salmo 119:1. En el Cantar de los Cantares 5:2 y 6:9 está escrito:

"…Ábreme, hermana mía, amiga mía, perfecta mía…Mas una es la paloma mía, la perfecta mía…"

 

EL PAPEL QUE JUEGA LA TORÁ EN LA MADUREZ ESPIRITUAL

En un capítulo anterior, vimos en Hebreos 5:12-14 y Efesios 4:11-15, que el deseo de Dios para los cristianos es que crezcamos de "niños" a "la madurez." Vimos que la palabra griega "téleios" que es la palabra de Strong (5046) se traduce por "madurez" en Hebreos 5:14 y por "varón perfecto" en Efesios 4:13. También hemos considerado que la palabra equivalente para la palabra griega Téleios" es la palabra hebrea "Tamim." Ambas palabras significan, "ser completo o ser espiritualmente maduro."

También fue mencionado anteriormente que en Hebreos 5:13, la palabra griega para niño es "népios." Es la palabra de Strong (3516). En Efesios 4:14 la palabra griego "népios" es traducida como "niños." En 1ª Corintios 3:1, al "niño" en Cristo se le llama un "cristiano carnal" que significa "espiritualmente inmaduro, pueril, ignorante, inexperto, o simple." Aún más, vimos que la palabra equivalente del griego "népios" que significa "bebé/niño" es la palabra hebrea "Peti." La palabra hebrea "Peti" es la palabra de Strong (6612). La palabra hebrea "Peti" es traducida comúnmente por "simple" en el Antiguo Testamento.

En el Salmo 19:7, Dios nos dice a través de la inspiración del Espíritu Santo (2ª Timoteo 3:16) que la Torá es perfecta ("Tamim = espiritualmente completo/maduro") y hace sabio (espiritualmente maduro) al simple ("Peti" un cristiano bebé/niño, inexperto, ignorante) según está escrito:

"La ley del Señor es perfecta, ("Tamim") que convierte el alma; el testimonio del Señor es fiel, que hace sabio (espiritualmente maduro) al sencillo ("Peti")."

Para la mayoría de los cristianos, esto es una verdad chocante, ¡¡¡Dios llama a Su Torá ("Tamim" espiritualmente completo/maduro)!!! Algunos comentadores cristianos equivocadamente interpretan el Salmo 19:7 queriendo decir que la Torá "convierte el alma" significando que trae a la gente al conocimiento de la salvación. Sin embargo, la Torá define lo que es pecado (1ª Juan 3:4 "Pues el pecado es infracción –transgresión- de la ley.") y nos da el conocimiento del pecado (Romanos 3:20 "por medio de la ley es el conocimiento del pecado.") lo que nos llevaría, por lo tanto, a que comprendiéramos que necesitamos a Jesús como nuestro Salvador. El contexto del texto considerando el papel de la Torá en el Salmo 19:7 no es ("traer salvación al pecador – convertir su alma") sino "convirtiendo el alma" del simple (el cristiano inmaduro espiritual que acaba de aceptar a Jesús como su Señor y Salvador personal) para convertirse en sabio (una novia madura espiritualmente).

La verdad de que la Torá es perfecta ("Tamim") para llevar a "un cristiano simple/bebé/niño" a convertirse en una "novia adulta/sin mancha" es compatible con el entendimiento de que la palabra "Torá" significa "INSTRUCCIÓN" que viene de la palabra hebrea "Yarah" que quiere decir "enseñar, señalar."

 

DDIOS ES NUESTRO PADRE: NOSOTROS SOMOS SUS HIJOS

En la Biblia, a Dios, se le da el tratamiento de "Padre" (Mateo 6:9; Gálatas 4:6). Cuando recibimos a Jesús como nuestro Señor y Salvador personal, nos convertimos en personas salvas, y por lo tanto, vamos al cielo y somos llamados "hijos" del Reino de los Cielos. La HERRAMIENTA que Dios el Padre usa para llevar a Sus hijos espirituales a un conocimiento y comprensión más y más profundos de Él, es Su Palabra/Torá. Dios el Padre enseña a Sus hijos "línea sobre línea, y mandato sobre mandato" para que podamos crecer de niños espirituales a la madurez espiritual. Al hacerlo así, estamos habilitados para convertirnos en la Novia de Cristo. Convertirse en la Novia de Cristo es el más alto llamamiento que tienen los cristianos como creyentes en Jesús el Mesías.

 

PERSONAS DE LA BIBLIA QUE
FUERON ESPIRITUALMENTE MADURAS

El principio bíblico de andar "Tamim" (espiritualmente maduro) delante de Dios es un tema transcendente en la Biblia. Dios describe a varios individuos que fueron maduros espiritualmente. Son los siguientes:

  1. Noé fue perfecto ("Tamim") en sus generaciones (Génesis 6:9).

  2. Dios le pidió a Abraham que anduviese y fuese perfecto ("Tamim") delante de Él (Génesis 17:1).

  3. David fue recto (8549) delante de Dios (2ª Samuel 22:1,24).

  4. Dios requería que los sacerdotes que venían delante de Él fuesen sin defecto (Levítico 21;17-23).

Sabemos que Noé, Abraham y David cometieron pecados con Dios. A Noé le encontraron borracho de vino (Génesis 9:20-21), Abraham se debatió con la promesa que Dios le dio y tuvo a Ismael (Génesis 16:1-11), y David cometió adulterio con Betsabé (2ª Samuel 11:2-5). Mientras que Noé, Abraham y David cometieron pecados memorables, los tres, fueron usados por Dios de una manera muy poderosa, y Dios, todavía, les consideró ("Tamim") o espiritualmente maduros. Por lo tanto, ser espiritualmente maduro y sin mancha no quiere decir que nunca vayas a pecar, simplemente quiere decir que eres espiritualmente maduro y amas a Dios con todo tu corazón, mente, y fuerzas, y buscas seguirle y crecer en los caminos de Dios como un modo de vida en tu corazón. Si nosotros, como esos grandes hombres de Dios, pecamos y caemos, Dios ha prometido que nos perdonará y restaurará para que podamos seguir adelante en el conocimiento de Él.

 

LAS OFRENDAS EN EL LEVÍTICO DEBÍAN DE SER SIN DEFECTO

Dios requería que las ofrendas que los sacerdotes hacían delante de Él fuesen "sin defecto". Estas ofrendas incluían las siguientes:

  1. LLa vaca alazana (roja) debía de ser perfecta (8549) y sin falta (Números 19:2).

  2. La ofrenda quemada (holocausto) debía de ser sin defecto (Levítico 1:3,10; 9:3, Números 28:11). La ofrenda quemada es un cuadro espiritual de los creyentes sometiendo nuestras vidas a Dios completamente, siendo sacrificios vivos para Él (Romanos 12:1-2).

  3. La ofrenda voluntaria había de ser una ofrenda quemada sin defecto (Levítico 22:18-20).

  4. La ofrenda mecida por los primeros frutos había de ser una ofrenda quemada sin defecto (Levítico 23:12).

  5. La ofrenda de paz había de ser sin defecto (Levítico 3:6)

  6. La ofrenda por el pecado había de ser sin defecto (Levítico 4:3, 23, 28, 32; 9:2)

  7. La ofrenda por la culpa había de ser sin defecto (Levítico 5:15,18; 6:6)

  8. La ofrenda de cereal (carne) había de ser sin defecto (Levítico 14:10; Números 28:31)

 

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS
DE LA MADUREZ ESPIRITUAL?

DDios siempre ha deseado que su pueblo anduviera sin mancha y sin defecto delante de Él. ¿Cómo anda el creyente en madurez espiritual delante de Dios y cuáles son las características de la madurez espiritual? Algunas de estas características se mencionan a continuación:

  1. Es una actitud del corazón el amar a Dios con todo el corazón, mente, alma y fuerzas (Salmo 119:1-10 = Marcos 12:28-30 = Deuteronomio 16:4-9)

  2. Llegamos a ser limpios al observar la Palabra/Torá y guardar Sus mandamientos (Juan 15:3; 14:15 = Salmo 119:9-11; Juan 17:17 = Salmo 119:142)

  3. Dios nos enseña Sus caminos y sometemos nuestros corazones para seguir tras Sus pisadas (Salmo 119:11-12)

  4. Dejando y cediendo a la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, el Espíritu Santo nos enseña, adiestra e instruye en los caminos de Dios para que podamos crecer en la madurez espiritual.

  5. Venciendo a la carne y cediendo ante el Espíritu Santo es un modo de vida y una actitud del corazón. Haciendo esto, el Espíritu Santo nos da la fuerza para vencer el bastión de la naturaleza de pecado en nuestras vidas.

  6. La actitud de nuestro corazón es hacer la Voluntad de Dios en cada área de nuestras vidas así como lo hiciera Abraham (Hebreos 11:8-10, 13-16)

  7. Los deseos de nuestro corazón no deben estar enfocados en los caminos del mundo (Salmo 119:19)

 

LLAS PROMESAS DE DIOS PARA LOS QUE SON ESPIRITUALMENTE MADUROS

Dios hace muchas promesas para aquellos que buscan vivir en madurez espiritual delante de Él. Entre ellas están las siguientes:

  1. Hemos de servir al Señor en sinceridad (8549) y verdad (Josué 24:14)

  2. El que anda en un camino de perfección (8549), ese me servirá (Salmo 101:6)

  3. Los días y la herencia de los rectos (8549) vivirán para siempre (Salmo 37:18)

  4. El recto (8549) es la delicia del Señor (Proverbios 11:20; Salmo 18:2,23) y se guarda él mismo de la iniquidad.

  5. Es sabio andar en un camino recto (8549) (Salmo 101:2)

  6. No retendrá ninguna cosa buena a aquellos que andan en integridad (Salmo 84:11)

  7. Dios quiere que nuestros corazones sean íntegros (8549) en sus estatutos (8549) (Salmo 119:80)

  8. Los fieles en la tierra que andan en el camino de la perfección (8549) vivirán con Dios (Salmo 101:6; Revelación 21:1-3)

  9. Los rectos habitarán la tierra y los perfectos (8549) permanecerán en ella (Proverbios 2:21)

  10. Los perfectos (8549) tendrán buenas cosas en pertenencia y permanecerán en ella (Proverbios 28:10)

  11. La justicia del perfecto (8549) enderezará su camino; mas el impío por su impiedad caerá (Proverbios 11:5)

  12. Quien quiera que ande en integridad (8549) será salvo; pero el de perversos caminos caerá (Proverbios 28:18)

  13. Dios mismo se mostrará recto (8549) al íntegro (8552) (Salmo 18:25)

  14. El que anda en integridad (8549) morará en el monte santo del Señor (Sión) (Salmo 15:1-2)

  15. Hemos de tener diligencia de ser hallados sin mancha e irreprensibles delante de Dios (2ª Pedro 3:13-14)

  16. El pueblo de Dios ebe de seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre y guardar estos mandamientos sin mácula, ni reprensión, hasta la aparición de nuestro señor Jesucristo (1ª Timoteo 6:11-14))

  17. La ovia de Dios es inmaculada (Cantar de los Cantares 4:7; Revelación 21:9-10,27)

 

CONCLUSIÓN

Así como una novia está escondida y cubierta con su velo hasta el día de la boda, de la misma manera, esta verdad bíblica de andar en madurez espiritual delante de Dios ha sido escondida de las enseñanzas de la iglesia cristiana. La iglesia cristiana enseña que la meta de un cristiano es la de "ser salvo" y llegar al cielo pidiendo a Jesús que entre en su vida y corazón para permitirle que sea su Señor y Salvador personal. Sin embargo, la Biblia enseña el principio que Dios no sólo está deseando un pueblo salvo sino también un pueblo que es "salvo y maduro espiritualmente". Todos lo que son salvos y espiritualmente maduros ("sin mancha") serán la Novia de Cristo porque Jesús viene a por un Novia que sea madura espiritualmente y "sin defecto" (Gálatas 5:27). Este es el alto llamamiento de Dios para cada creyente en Jesús como Mesías.

 

Continuar para Capitulo 5

 

 

 

Yeshua from Genesis to Revelation

Yeshua from Genesis to Revelation 

This DVD series reveals Yeshua in the entire Bible (Psalm 40:7, Luke 24:44). Yeshua is in the Torah. He created the heavens and earth, made covenant with Abraham, led the children of Israel out of Egypt, gave the Torah at Mount Sinai, is the bridegroom of Israel and the glory of God that filled the tabernacle. Yeshua died on the tree to unite the twelve tribes of Israel (John 10:16-17, 11:49-52). Yeshua will gather the twelve tribes of Israel during the tribulation period and be glorified. He will reign during the Messianic Era as King over the whole earth teaching the Torah to all nations. While revealing Yeshua from Genesis to Revelation, this DVD series also teaches the basic principles of the Hebraic roots of Christianity, including who is the house of Jacob, Torah is for all believers in Yeshua, and Two Houses and the New Testament. Finally, this DVD series gives a Hebraic perspective of the end of days. In all, twelve hours of power packed teaching!

Order Here!

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
©2010-2014 Hebraic Heritage Ministries International.  Designed by Web Design by JB.