HebRootsHeader
Home HebRoots Study Hall Torah & Grace Galatians Sabbath & Festivals Acts 15 Ephraim & Judah 2 Houses & NT
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
HebRoots Teachers HebRoots Ministries Audio Teachings Video Teachings Weekly Teachings Eddie's Books Hebraic Perspective Bride of Messiah
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Basics of Judaism Israel Messianic Jewish/Israel Exile/Redemption Hebrew Language Tabernacle Mikvah/Immersion Olive Tree
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Babylon/One World Gov Bible Prophecy Newsgroup Archives Church History Webstore Support Us Contact Us
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Hebraic Roots Discipleship Program 
Studying Hebraic Roots?
 
Hebraic Roots Webstore 
Join our Network! 
 

Hand Click Now Hand


Yeshua: The Hebrew Word for Jesus
Yeshua



Eddie's Books
Quick Jump Menu


Restoring the Two Houses of Israel
The Seven Festivals of the Messiah
Who is the Bride of Christ?
Restaurando Las Dos Casas de Israel
Las Siete Fiestas del Mesias
?Quien es la Novia de Cristo?
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1

Free Audio Teachings






¿Quién Es La Novia De Cristo?

CAPITULO 12

LA TORÁ: UN ANTEPROYECTO DEL CIELO


Muchos cristianos esperan el día cuando podrán pasar la eternidad para siempre con Jesús en el cielo. Sin embargo, virtualmente todos los cristianos no tienen idea de lo que será el cielo cuando lleguemos allí. Sólo saben que será algo mejor de lo que nos podemos imaginar. El cielo SERÁ mejor de lo que nos podemos imaginar aunque la mayoría de los cristianos no se dan cuenta que Dios nos dijo con TODO DETALLE lo que será el cielo en la Biblia. En este capítulo, examinaremos lo que será el cielo y lo que los creyentes en Jesús como Mesías estarán haciendo por toda la eternidad cuando lleguen al cielo.

 

EL CIELO ES UNA CASA

Como ya hemos aprendido anteriormente en este libro, Dios creó al hombre para que Él pudiera morar algún día para siempre con los que aceptasen al Mesías y se convirtieran en la Novia del Mesías. Dios creó el hombre y la tierra para que Dios pudiera morar para siempre con el hombre. Esta verdad nos es revelada en la Biblia. La primera palabra de la Biblia en hebreo es "Be-reshit" que significa "En el principio." La primera letra de la palabra hebrea, "Be-reshit" es la letra hebrea, "Bet." La letra "Bet" en hebreo significa "casa." Ya que el hebreo es la ÚNICA lengua espiritual en el mundo, esto nos comunica que la razón por la que Dios creó el hombre y la tierra es que Él quería tener una "casa" de gente que sería llamada por Su nombre. En Hebreo 3:6, los creyentes en Jesús como el Mesías, son llamados la "Casa de Dios", según está escrito:

"Pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros…"

El pueblo de Dios es llamado la "casa de Dios." En Efesios 2:19 está escrito:

"Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios."

 

EL CIELO ES UN TABERNÁCULO

En Éxodo 25:8-9, Dios instruyó a Moisés que edificara el tabernáculo para Dios pudiera morar con Su pueblo, según está escrito:

"Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis."

En el libro de Hebreos, la Palabra de Dios nos dice que el tabernáculo que Dios mandó a Moisés edificar, fue HECHO CONFORME AL MODELO DEL TABERNÁCULO EN EL CIELO. En Hebreos 8:5 está escrito:

"Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte."

Por lo tanto, de esta Escritura, podemos comprender que el tabernáculo que Dios mandó edificar a Moisés era una SOMBRA DEL CIELO, edificado CONFORME AL MODELO del cielo. Comprendiendo esta verdad, podemos examinar y estudiar el trazado y construcción del tabernáculo dado en Éxodo capítulos 25-40 para obtener una descripción DETALLADA del cielo.

Podemos comprender aún, con una mayor evidencia que el cielo está diseñado según el tabernáculo que Dios dio a Moisés cuando examinamos Revelación 21:1-3, según está escrito:

"Vi un cielo y una nueva tierra…Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios."

En Éxodo 25:8-9, Dios instruyó a Moisés que edificara un tabernáculo para que Dios pudiera "habitar con los hombres." En Revelación 21:1-3, vemos que el nuevo cielo y la nueva tierra y la nueva Jerusalén son descritos como un tabernáculo y Dios "morando con Su pueblo."

 

JESÚS VINO A LA TIERRA PARA
HABITAR (TABERNÁCULO) CON SU PUEBLO

Jesús es Dios manifestado en carne. En 1ª Timoteo 3:16 está escrito:

"…Grande es el misterio de la piedad: Dios (Jesús) fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido en gloria."

Jesús vino a la tierra en Su primera venida porque Dios deseaba habitar con Su pueblo. En Juan 1:14 está escrito:

"Y la Palabra fue hecha carne, y HABITÓ (puso Su tabernáculo) entre nosotros…"

La palabra, "habitó" es la palabra griega, "skenóo" es análoga a la del tabernáculo que Dios mandó a Moisés construir en el desierto.

En Revelación 13:6, se hace referencia al cielo como un tabernáculo y a los que están en el cielo, vistos como que "habitan" en el cielo, según está escrito:

"Y abrió su boca (el Anticristo) en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo."

Por lo tanto, comprendiendo los pasajes anteriores, podemos comprender que el cielo es llamado un tabernáculo y los que están en el cielo son vistos como "habitando" en el cielo. De esto, podemos ver porqué Dios le dijo a Moisés, "edifícame un tabernáculo para que pueda habitar entre mi pueblo" (Éxodo 25:8-9) porque el tabernáculo que Dios mandó a Moisés hacer, fue edificado según el verdadero tabernáculo en el cielo (Hebreos 8:5; Revelación 21:1-3). Más aún, nosotros podemos comprender porqué Jesús vino y "habitó" entre nosotros (Juan 1:14).

 

EL CIELO ES UN TEMPLO

El templo fue diseñado según el tabernáculo de Moisés en el desierto. El Templo de Salomón fue construido según el diseño dado a David por Dios por medio del Espíritu Santo. En 1ª Crónicas 28:11-13 está escrito:

"Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio. Asimismo el plano de todas las cosas que tenía en mente (inglés: por el Espíritu) para los atrios de la casa del Señor, para todas las cámaras alrededor, para las tesorerías de la casa de Dios, y para las tesorerías de las cosas santificadas. También para los grupos de los sacerdotes y de los levitas, para toda la obra del ministerio de la casa del Señor, y para todos los utensilios del ministerio de la del Señor."

De este pasaje de la Escritura podemos comprender las cosas siguientes:

  1. El templo fue hecho según el diseño dado por Dios por medio del Espíritu Santo.
  2. El templo es llamado la casa del Señor.
  3. Los grupos de los sacerdotes.

De los estudios anteriores en este libro, sabemos que es la obligación de los sacerdotes y los levitas enseñar al pueblo de Dios la Torá. Espiritualmente, los creyentes en Jesús como el Mesías son llamados una "casa espiritual" y un "sacerdocio real" (1ª Pedro 2:5-9). Porque el tabernáculo, el templo y el sacerdocio son un anteproyecto del cielo y porque la obligación de los sacerdotes es enseñar la Torá de Dios al pueblo, podemos comprender que la Novia de Cristo estará enseñando la Torá para siempre al pueblo de Dios por toda la eternidad.

El templo fue construido de manera que Dios pudiera habitar con Su pueblo. En Ezequiel 41:1, 43:5, 7 está escrito:

"Me introdujo luego en el templo…Y me alzó el Espíritu y me llevó al atrio interior; y he aquí que la gloria del Señor llenó la casa…Y me dijo: Hijo del hombre, este el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, EN EL CUAL HABITARÉ ENTRE LOS HIJOS DE ISRAEL PARA SIEMPRE…"

En Ezequiel 40-48, a Ezequiel se le muestra el diseño del FUTURO templo. En Ezequiel 43:10-12, el templo de Dios es llamado la casa de Dios. Más aún, en estos versículos Dios dijo a Ezequiel que la TORÁ de la casa de Dios debía mostrar (enseñar) la casa (el templo de Dios que representa los caminos del Reino de los Cielos) a la casa (el pueblo de Dios). En Ezequiel 43:10-12 está escrito:

"Tú, hijo del hombre, muestra a la casa de Israel (el pueblo de Dios es llamado la casa de Israel) esta casa (el templo de Dios que representa los caminos del Reino de los Cielos), y avergüéncense de sus pecados; Y MIDAN EL DISEÑO DE ELLA. Y si se avergonzaren de todo lo que han hecho, hazles entender el diseño de la casa, su disposición, sus salidas y sus entradas, y todas sus formas, y todas sus descripciones, y todas sus configuraciones, y todas sus leyes (TORÁ); y descríbelo delante de sus ojos, para que guarden toda su forma y todas sus reglas, y las pongan por obra. ESTA ES LA LEY (TORÁ) DE LA CASA: Sobre la cumbre del monte, el recinto entero, todo alrededor, será santísimo. He aquí que ESTA ES LA LEY (TORÁ) DE LA CASA."

De este pasaje de la Escritura, podemos ver que Dios dijo las cosas siguientes:

  1. Muestra la casa (el templo de Dios que es un diseño del cielo) a la casa (el pueblo de Dios)
  2. Muestra la casa a la casa conforme al diseño dado por Dios.
  3. Esta es la TORÁ de la casa.

Por lo tanto, Dios llama al tabernáculo y al templo la casa de Dios. Tanto el tabernáculo como el templo fueron construidos conforme al DISEÑO dado por Dios. Dios dio instrucciones para construir el tabernáculo y el templo con todo detalle. Dios deseaba habitar con Su pueblo en el tabernáculo y el templo. Tanto el tabernáculo como el templo son un anteproyecto del cielo y un anteproyecto de Dios habitando con Su pueblo.

 

EL CUERPO TERRENAL DE CADA
CREYENTE ES UN TABERNÁCULO

Los cuerpos de todos los creyentes en Jesús como el Mesías son llamados por Dios nuestro tabernáculo. En 2ª Corintios 5:1-2 está escrito:

"Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por eso también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial."

En estos versículos, podemos ver que nuestros cuerpos son llamados "nuestra morada terrestre, este tabernáculo." Espiritualmente, ya que nuestros cuerpos son vistos por Dios como un tabernáculo y Dios desea tener un tabernáculo para habitar entre Su pueblo, podemos comprender que Dios desee habitar con (dentro) Su pueblo. Esto se realiza por medio del Espíritu Santo que mora en nosotros.

 

EL CUERPO TERRESTRE DE CADA CREYENTE ES UN TEMPLO

El cuerpo terrestre de cada creyente en Jesús como el Mesías es visto como el templo de Dios. En 1ª Corintios 3:16-17 está escrito:

"¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es."

También podemos ver esta verdad en 1ª Corintios 6:18-20, según está escrito:

"Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, esta fuera del cuerpo; mas el que fornifica, contra su propio cuerpo peca. ����O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu los cuales son de Dios."

Por lo tanto, nuestros cuerpos son vistos por Dios como un tabernáculo y un templo. Así como Dios juzgó a los hijos de Israel por profanar el tabernáculo y templo terrenal por causa del pecado, Dios también juzgará nuestras vidas terrenales si manchamos nuestros cuerpos por el pecado. Los que manchan su cuerpo terrenal, que es visto por Dios como un tabernáculo y templo, no serán la Novia de Cristo. Los que mantienen limpias sus vidas terrenales viviendo santamente para Dios, serán la Novia de Cristo.

 

LAS TRES SECCIONES DEL TABERNÁCULO

El tabernáculo de Moisés estaba dividido en tres secciones principales. Estas tres secciones eran el patio exterior, el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. Porque el tabernáculo es un anteproyecto del cielo, estas tres secciones representan un tipo y una sombra del cielo. En las siguientes explicaciones, descubriremos que las tres secciones del tabernáculo representan tres grupos principales de creyentes que estarán en el cielo. El primer grupo es de los cristianos del atrio exterior. El segundo grupo es el de los cristianos del Lugar Santo. El tercer grupo es el de los cristianos del Lugar Santísimo. Examinemos las características de cada grupo de creyentes y comprendamos cómo las tres secciones representan niveles de crecimiento y madurez espiritual en la vida de cada creyente.

 

LA PUERTA DEL TABERNÁCULO

El patio del tabernáculo estaba cercado con cortinas hechas de lino fino. La única manera de entrar en el tabernáculo era por medio de la entrada de la puerta oriental. Espiritualmente, esto fue dado por Dios para enseñarnos que sólo hay un camino para llegar al cielo y es por medio de la puerta de Jesús el Mesías. Jesús es la puerta al cielo. En Juan 10:9 está escrito:

"Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará y saldrá, y hallará pastos."

En Revelación 3:20 está escrito:

"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo."

Por lo tanto, cada uno que pone su fe en la obra redentora de Jesús el Mesías estará en el cielo porque han entrado por medio de la puerta espiritual del cielo, Jesucristo. Jesús es la puerta de la salvación Dios. Los creyentes son salvos por gracia por medio de la fe y por las obras de la ley. La salvación es un don gratuito dado por Dios a todos aquellos que creen (Efesios 2:8-9).

 

EL PATIO EXTERIOR DEL TABERNÁCULO

El área más amplia del tabernáculo era el atrio exterior. De esto, podemos comprender que la mayoría de los cristianos en el cielo serán cristianos del atrio exterior. Había dos piezas de mobiliario en el atrio exterior. Estas piezas eran el altar de bronce y la fuente de bronce.

 

EL ALTAR DE BRONCE

El altar de bronce representa la cruz. Todos los creyentes en el cielo habrán aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador personal poniendo su fe en la sangre derramada en la cruz para el perdón de sus pecados. En Efesios 1:7 está escrito:

"En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia."

 

LA FUENTE DE BRONCE

La segunda pieza de mobiliario en el atrio exterior era la fuente de bronce. El agua en la fuente es un cuadro espiritual de los creyentes siendo limpiados del pecado en sus vidas después de convertirse aceptando la obra expiatoria de Jesús, cuando Él murió sobre la cruz para perdonar nuestros pecados. El agente limpiador de la fuente, el agua, es un cuadro espiritual de la Palabra de Dios. Sometiendo nuestras vidas por la obediencia a la Palabra de Dios, nuestras vidas son limpiadas cuando paramos de practicar y hacer cosas pecaminosas en nuestras vidas. David expresó esta verdad en el Salmo 119:9, 11, según está escrito:

"¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra…En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti."

Jesús oró para que fuésemos santificados (hechos limpios) por la Palabra de Dios. En Juan 17:17 está escrito:

"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad."

En Juan 15:3, Jesús dijo que somos hechos limpios por medio de la Palabra, según está escrito:

"Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado."

Los sacerdotes que ministraban en el atrio exterior lo hacían con los pies desnudos andando sobre el suelo de la tierra. Porque los creyentes son sacerdotes delante de Dios (1ª Pedro 2:5, 9), esto es un cuadro espiritual de un cristiano carnal que es salvo por la sangre de Jesús y ha sido limpiado por la Palabra de Dios pero todavía sigue andando (vive su vida) conforme a los caminos de lo natural (la tierra).

El hombre natural sigue los caminos de Dios de acuerdo a su razonamiento natural. Así como los hijos de Israel, los cristianos carnales sólo conocen los HECHOS de Dios, no conocen los CAMINOS de Dios (Salmo 103:7). Los cristianos carnales son todavía niños en Cristo y solo se pueden alimentar de la leche de la Palabra de Dios y no de la carne de la Palabra de Dios porque no han vencido los deseos de la carne (1ª Corintios 3:1-3; Hebreos 5:12-13). El cristiano carnal está ciego a las cosas profundas de la Palabra de Dios y anda en la vanidad de su mente. En Efesios 4:17-18, 20 está escrito:

"Esto, pues, digo y requiero en el señor: que no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón…Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo."

En este pasaje de la Escritura, el Apóstol Pablo está animando a los cristianos en Éfeso para que no anden en la vanidad de su mente (su propio entendimiento separado de la sabiduría de Dios). Aún más, el atrio exterior del tabernáculo era alumbrado por la luz natural del sol. Una vez más, esto es un cuadro espiritual de la vida de un cristiano carnal que anda de acuerdo a la vista natural y no a través de los ojos espirituales.

En resumen, los cristianos del atrio exterior son salvos por la sangre de Jesús, perdonados de sus pecados y limpiados por la Palabra de Dios. Viven sus vidas de acuerdo a sus ojos naturales y no de acuerdo a los ojos espirituales del Reino de los Cielos. Conocen los HECHOS de Dios pero no conocen los CAMINOS de Dios (Salmo 103:7). Tienen corazones pedregosos y cuando la aflicción y la persecución se levanta por causa de la Palabra, se sienten ofendidos y sienten amargura hacia Dios, deseando volver a vivir conforme a los caminos del mundo (Marcos 4:14-17).

 

EL LUGAR SANTO DEL TABERNÁCULO

Había tres piezas principales de mobiliario en el Lugar Santo del tabernáculo. Estas tres piezas de mobiliario eran el candelabro de oro, la mesa de los panes de la proposición, y el altar del incienso. Estas tres piezas de mobiliario tipifican una andadura más profunda en las vidas de cada creyente.

 

EL CANDELABRO DE ORO

La primera pieza del mobiliario es el candelabro de oro que también es conocido como candelero o la menorah de siete brazos. El candelabro era alumbrado por aceite. La luz del candelabro servía para iluminar todo el Lugar Santo para que el sacerdote pudiera ministrar al Señor. El candelabro representa el Espíritu Santo. El aceite que alumbraba el Lugar Santo representa la luz que el Espíritu Santo da para iluminar el caminar de cada cristiano. Los siete brazos del candelero representan los siete aspectos mayores de la obra del Espíritu Santo. Estas siete características de la obra del Espíritu Santo en las vidas de cada creyente son dadas en Isaías 11:1-2. Jesús manifestó estas siete características de la obra del Espíritu Santo en Su vida y en Su ministerio. En Isaías 11:1-2 está escrito:

"Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu del Señor; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor."

Las siete características del Espíritu de Dios son mencionadas en Revelación 1:4, 4:5, según está escrito:

"Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono…Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; Y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios."

 

LA MESA DE LOS PANES DE LA PROPOSICIÓN

La segunda pieza de mobiliario en el Lugar Santo era la mesa de los Panes de la Proposición es un cuadro espiritual de un entendimiento más profundo de la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es el pan diario de cada creyente para sostenerse en su profundo caminar con Dios. En la oración del Padrenuestro, Jesús dijo a Sus discípulos que orasen a Dios por su pan diario. En Mateo 6:11 está escrito: "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy."

La provisión diaria de Dios para Su pueblo fue vista cuando Dios sacó a los hijos Israel de Egipto y estuvieron en el desierto por cuarenta años. Durante este tiempo, Dios alimentó al pueblo con un alimento sobrenatural celestial, llamado maná. Los hijos de Israel debían de comerlo sobre una base diaria. En Éxodo 16:11-12, 15 está escrito:

"Y el Señor habló a Moisés, diciendo: Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy el Señor vuestro Dios…Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? Porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que el Señor os da para comer."

Jesús es el maná celestial del creyente. En Juan 6:33, 48 está escrito:

"Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo…Yo soy el pan de vida."

 

EL ALTAR DEL INCIENSO

La tercera y última pieza de mobiliario en el Lugar santo es el Altar del Incienso. Espiritualmente, el altar del incienso representa las oraciones, y las intersecciones de oración del pueblo de Dios. Para que un cristiano pueda entrar en el Lugar Santo, debe tener una vida dedicada y devota de oración para Dios. Por medio de una vida dedicada y devota de oración, el creyente del Lugar Santo será dirigido por el Espíritu Santo y conocerá la Palabra de Dios. Por lo tanto, el altar del incienso representa las oraciones del pueblo de Dios. En el Salmo 141:2 está escrito:

"Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde."

En Revelación 8:3-4 está escrito:

"Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, y sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos."

Por lo tanto, creyendo y confiando en las palabras de Dios, así como un vivir diario por la Palabra de Dios, el creyente puede tener un profundo caminar cristiano. Un mayor conocimiento y comprensión de la Palabra de Dios sólo viene por medio de la revelación dada por el Espíritu de Dios. El creyente del Lugar Santo no sólo es salvo por la sangre de Jesús, es perdonado de sus pecados, limpiado por la Palabra de Dios sino que también es dirigido por el Espíritu Santo, tiene una vida desarrollada de oración, y una comprensión profunda de la Palabra de Dios por la revelación del Espíritu Santo. En el Salmo 119:105 está escrito: "Lámpara es a mis pies tu Palabra, y lumbrera a mi camino."

 

EL LUGAR SANTÍSIMO

El Lugar Santísimo debería ser la meta de cada creyente en Jesús como el Mesías. El Lugar Santísimo es la presencia viviente de Dios y la presencia de Su gloria. Había dos piezas de mobiliario en el Lugar Santísimo. Estas dos piezas de mobiliario eran el arca del pacto y el trono de la gracia (o propiciatorio) de Dios. El arca del pacto representaba la presencia de Dios entre Su pueblo. La razón por la que Dios mandó a Moisés que edificara un tabernáculo fue para que Dios pudiese habitar con Su pueblo (Éxodo 25:8-9). El lugar de morada de Dios era Su trono. El trono de Dios era el lugar donde Su gloria moraba. El trono de la gracia es el trono de Dios. Por lo tanto, el Lugar Santísimo era el lugar de morada de Dios entre Su pueblo. El lugar Santísimo era alumbrado por la gloria de Dios. No necesitaba luz natural. El cristiano del Lugar Santísimo es la Novia de Cristo.

 

EL TRONO DE LA GRACIA: EL TRONO DE DIOS

Anteriormente en este libro, hemos explicado cómo la Novia de Dios será una novia glorificada. La gloria de Dios estaba presente en el Lugar Santísimo. El trono de Dios estaba donde la gloria de Dios habitaba. En Ezequiel 43:7 está escrito:

"Y me dijo: Hijo del hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre…"

En Éxodo 25:8-9, Dios dijo a Moisés que le construyera un "Mishkán" que significa "un santuario," que pudiera habitar con Su pueblo. El "Mishkán" es el lugar del trono de Dios. En Jeremías 17:12 está escrito:

"Trono de gloria, excelso desde el principio, es el lugar de nuestro santuario."

El trono de la gracia es el trono de Dios. Era desde el trono de la gracia que Dios se comunicaba (hablaba) con Su pueblo. En Éxodo 25:21-22 está escrito:

"Y pondrás el propiciatorio (el trono de la gracia) encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré. Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que te mandare para los hijos de Israel."

Dios habló a Su pueblo desde el trono de la gracia. En Números 7:89 está escrito:

"Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión, para hablar con Dios, oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines."

En el Antiguo Testamento, sólo el Sumo Sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo. Aún más, El Sumo Sacerdote podía entrar sólo una vez en el Lugar Santísimo en el día de la expiación para rociar la sangre sobre el propiciatorio y así expiar los pecados del pueblo (Levítico 16:2, 14-16, 29-30). Espiritualmente, porque Jesús es nuestro Sumo Sacerdote, como creyentes tenemos acceso al trono de Dios y al Lugar Santísimo sobre una base diaria. En Hebreos 4:14-16 está escrito:

"Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro."

Espiritualmente, por la sangre de Jesús, podemos tener acceso total al trono y el trono de la gracia de Dios. En Hebreos 10:19-22 está escrito:

"Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura."

Puesto que cada creyente tiene ACCESO al Lugar Santísimo celestial y al trono de Dios sobre una base diaria, la Novia de Cristo MORA en el Lugar Santísimo. Podemos comprender esta verdad en el Salmo 91:1 que dice:

"El que habita al abrigo del Altísimo, MORARÁ bajo la sombra del omnipotente."

 

El ARCA DEL PACTO

Junto con el trono de la gracia, el arca del pacto presidía el Lugar Santísimo. El arca era un símbolo de la presencia de Dios entre Su pueblo. Cuando Israel luchó contra los Filisteos, el arca fue tomada en la batalla contra los Filisteos, era una señal de que Dios ya no estaba con Su pueblo por causa del pecado (1ª Samuel 4:17,18). Durante este tiempo, la esposa de Finees, que era el hijo de Elí estaba dando a luz. La esposa de Finees llamó al niño, "Icabod" que significa, ¿Dónde está la gloria? Porque el arca de Dios fue tomada y la gloria de Dios salió de Israel. En 1ª Samuel 4:21-22 está escrito:

"Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel! Por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido. Dijo, pues: traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios."

De hecho, el tabernáculo fue construido especialmente para albergar el arca de manera que Dios habitará entre Su pueblo (Éxodo 25:8-16). De esta historia, podemos comprender que Dios no habitará entre Su pueblo mostrando Su gloria por medio de ellos, cuando el pueblo de Dios está viviendo en pecado. Por lo tanto, Dios contraerá matrimonio solamente con una Novia GLORIOSA sin mancha ni arruga (Efesios 5:26-27).

 

EL CONTENIDO DEL ARCA DEL PACTO

El arca del pacto contenía tres artículos. Eran la vasija de oro con el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas intactas de la TORÁ.

 

LAS TABLAS DE LA TORÁ DEL TESTIMONIO

En el lugar más santo de todos, el Lugar del Santísimo, estaba la pieza de mobiliario, el arca del pacto, que simbolizaba la presencia de Dios con Su pueblo. ¡El arca del pacto contenía la TORÁ! Este hecho es MUY SIGNIFICATIVO. ¡¡Esto muestra el GRAN VALOR y las más ALTAS ALABANZAS que Dios tiene para con su TORÁ!! Por esta razón podemos empezar a comprender porqué Dios mira a Su TORÁ como GRANDE y porqué Él se entristece profundamente con el Cristianismo cuando ve que Su Torá es como "algo extraño." En Oseas 8:12 está escrito:

"Le escribí las GRANDEZAS de mi TORÁ, y fueron tenidas por cosa extraña."

Como ya hemos estudiado anteriormente en este libro, David era un hombre conforme al corazón de Dios porque David AMABA la Torá de Dios. En el Salmo 119:18, David escribió:

"Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu TORÁ."

Las tablas de la TORÁ dentro del arca son llamadas por Dios, LAS TABLAS DEL TESTIMONIO (Éxodo 25:16, 31:18). La Torá de Dios será un testimonio para todo el mundo y a muchos cristianos que han llamado a la Torá de Dios, "una cosa extraña" que Dios sea santo, justo, misericordioso y recto. Dios juzgará al mundo y juzgará Su pueblo de acuerdo a las palabras de Su Torá porque la Torá de Dios es el testimonio de Dios. Anteriormente en este libro, vimos que el "Árbol de la vida" es la Torá. Porque la Novia de Cristo es una Novia triunfante, se le ha prometido que comerá del árbol de la vida. En Revelación 2:7 está escrito:

"El que tiene oído, oiga lo que el espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios."

 

LA VASIJA DE ORO DEL MANÁ

La vasija de oro del maná es un recordatorio de la provisión SOBRENATURAL de Dios para Su pueblo en el desierto (Salmo 78:23-24). Cuando el pueblo de Dios vive y habita en Su presencia y hace Su voluntad, Dios provee una provisión SOBRENATURAL para Su pueblo para que mantenga en tiempos duros. La Novia de Cristo anda en esta provisión sobrenatural de Dios. Dios promete que los que vencen y se convierten en Su Novia les será dado este maná sobrenatural escondido del cielo. En Revelación 2:17 está escrito:

"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido…"

 

EL CIELO ES UN TABERNÁCULO

En este punto, deberíamos comprender que el cielo es un tabernáculo. Las tres partes del tabernáculo representan los tres niveles de cristianos que estarán el cielo. El cristiano niño que estará en el atrio exterior. Serán salvos y sus pecados serán perdonados pero fallaron para crecer hacia una madurez espiritual mayor. Andan conforme a su comprensión natural y en los caminos del mundo natural. El cristiano del Lugar Santo tiene un conocimiento mayor de la Palabra de Dios y de los caminos de Dios que el cristiano carnal. Los cristianos del Lugar Santísimo conocen la Palabra de Dios, son dirigidos por el Espíritu, tienen una vida de oración desarrollada, pero se quedan cortos en la perfecta Voluntad de Dios para sus vidas, fallando al no someterse COMPLETAMENTE a la perfecta voluntad de Dios. El cristiano del Lugar Santísimo conoce la Palabra de Dios, es dirigido por el Espíritu de Dios, tiene una vida de oración desarrollada, se olvida de las cosas mundanas para hacer la perfecta Voluntad de Dios. El cristiano del Lugar Santísimo andará en la provisión SOBRENATURAL de Dios y le será dada por Dios la autoridad para realizar su tarea dentro del Reino de Dios que Dios desea hacer por medio de ellos. Conocerán el corazón y la mente de Dios teniendo una relación íntima y personal con Dios. El cristiano del Lugar Santísimo conoce la Torá/Palabra de Dios, es dirigido por el Espíritu de Dios, y oye y obedece la voz de Dios. El cristiano del Lugar Santísimo es la Novia de Cristo.

 

LAS TRES ÁREAS DEL TABERNÁCULO RELACIONADAS
CON EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL

En esta sección, me gustaría hablar acerca de los tres niveles principales del crecimiento espiritual que son mencionados en la Biblia que relacionan la aplicación espiritual a las tres áreas del tabernáculo.

 

HIJITOS, JÓVENES Y PADRES

En 1ª Juan 2:12,14 se describe a los hijitos, jóvenes y padres, según está escrito:

"Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre…Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno."

Estos tres niveles de personas representan tres niveles progresivos de crecimiento espiritual. Los hijitos cuyos pecados son perdonados están relacionados con los cristianos del atrio exterior. Los jóvenes que conocen la Palabra de Dios están relacionados con el Lugar Santo. El padre que conoce a Dios está relacionado con el cristiano del Lugar Santísimo.

 

EL CAMINO, LA VERDAD, Y LA VIDA

En Juan 14:16 está escrito:

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí."

Espiritualmente, Jesús es nuestro tabernáculo (Juan 1:14; Hebreos 8:1-2, 9:11). Como creyentes, podemos conocerle a Él como el camino, la verdad o la vida. El cristiano del atrio exterior conoce que Jesús es el camino.

Saben que Él murió por sus pecados y le han pedido que entre en su corazón y vida y son salvos e irán al cielo. El cristiano del Lugar Santo conoce la Palabra de Dios y conoce que Jesús es el Camino y la Verdad. El cristiano del Lugar Santísimo conoce que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida. Como hemos estudiado anteriormente en este libro, la palabra, "Vida" es la palabra griega "Zoé", que significa, "el altiplano de la vida, la vida más abundante y plena."

 

DIOS SE REVELA ÉL MISMO A TI, EN TI, Y POR MEDIO DE TI

Cuando Dios sacó a los hijos de Israel fuera de Egipto, Dios mismo se reveló a Su pueblo. Cuando Dios llevó a los hijos de Israel al Monte Sinaí y les dio Su Torá, Dios mismo deseaba revelarse EN los corazones de Su pueblo. Cuando Dios estaba con los hijos de Israel y conquistó a los enemigos de los hijos de Israel en la tierra prometida, Dios mismo se reveló POR MEDIO DE Su pueblo. Estos diferentes niveles de la manifestación de Dios hacia Su pueblo están relacionados con las tres áreas del tabernáculo. Dios mismo se revela AL cristiano del atrio exterior. Dios mismo se revela EN el cristiano del Lugar Santo. Dios se revela Él mismo POR MEDIO DEL cristiano del Lugar Santísimo.

 

EL INCREMENTO DEL TREINTA, SESENTA Y CIENTO POR UNO

En Marcos 4.13-20, Jesús cuenta la historia sobre la parábola del sembrador que siembra la Palabra de Dios en su corazón y en la tierra donde crecía y la cosecha de los que permitieron que la Palabra de Dios llevara fruto en sus vidas. En Marcos 4:13, 30-32, Jesús nos dice que si comprendemos esta parábola comprenderemos cómo funciona TODO el Reino de Dios.

En la parábola del sembrador el que oye la Palabra de Dios, y la Palabra de Dios lleva fruto en su vida, produce tres niveles de fruto. Estos tres niveles de fruto son el incremento del treinta, sesenta y ciento por uno. El nivel del treinta por ciento está relacionado con el cristiano del atrio exterior que son salvos, sus pecados han sido perdonados e irán al cielo. El nivel de sesenta por ciento está relacionado con los cristianos del Lugar Santo que conocen la Palabra de Dios y andan por el Espíritu de Dios. El nivel del cien por cien está relacionado con los cristianos del Lugar Santísimo que conocen la Palabra de Dios, andan por el Espíritu de Dios, oyen la voz de Dios y hacen la perfecta Voluntad de Dios en sus vidas.

 

LA BUENA, AGRADABLE Y PERFECTA VOLUNTAD DE DIOS

En Romanos 12:1-2, Dios describe tres niveles de hacer Su Voluntad. Estos niveles son la buena Voluntad de Dios, la agradable Voluntad de Dios, y la perfecta Voluntad de Dios. En Romanos 12:1-2 está escrito:

"Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."

Presentando nuestros cuerpos (nuestras vidas) como un sacrificio vivo a Dios y renovando nuestras mentes de los caminos del mundo a los caminos de Dios, Él nos permite conocer su buena, agradable y perfecta Voluntad. La buena Voluntad de Dios está relacionada con los cristianos del atrio exterior que son salvos, sus pecados han sido perdonados y estarán en el cielo. La agradable Voluntad de Dios está relacionada con los cristianos del Lugar Santo que conocen la Palabra de Dios y andan en el Espíritu de Dios. Los cristianos del Lugar Santísimo, sus pecados han sido perdonados, conocen la Palabra de Dios, andan en el Espíritu de Dios, escuchan y obedecen la voz de Dios y hacen la perfecta Voluntad de Dios en sus vidas.

 

LA PASCUA, PENTECOSTÉS Y LOS TABERNÁCULOS

Dios ordenó a Su pueblo que tres veces al año debían subir a Jerusalén para celebrar Sus Días Festivos (Deuteronomio 16:16). Estas tres épocas festivas están relacionadas con los tres niveles de crecimiento y madurez espiritual en la vida de cada creyente.

La Pascua está relacionada con el cristiano del atrio exterior. Los hijos de Israel fueron redimidos de Egipto (un tipo del mundo y su sistema que es gobernado por Faraón (Satán) y su reino) matando el cordero y poniendo la sangre del Cordero sobre el dintel de sus casas. De la misma manera, nosotros somos salvos, nuestros pecados han sido perdonados, y estaremos en el cielo aceptando a nuestro Cordero de Pascua, Jesucristo, (Juan 1:29) y recibiéndole en nuestros corazones y vidas confiando en Su sangre derramada poniéndola sobre el dintel de nuestros corazones.

Pentecostés en hebreo es llamado la Fiesta de las Semanas o Shavuot (Levítico 23:15-22). En el día de Pentecostés (Shavuot), Dios dio la Torá a los hijos de Israel. La Torá es llamada la Palabra de Dios. La entrega de la Torá es conocida por el pueblo judío como la "Revelación de Dios en el Monte Sinaí." Lo que Dios reveló a Su pueblo fue Su Torá o Su Palabra. Aún así, los cristianos del Lugar Santo tienen una revelación de la Torá/Palabra de Dios como revelada por el candelabro de Dios, el Espíritu Santo.

La fiesta de los Tabernáculos es conocida por el pueblo judío como La Época de nuestro Gozo." Espiritualmente, la fiesta de los Tabernáculos, la época de nuestro gozo, está relacionada con los hijos de Israel de camino a la tierra prometida de Dios. El cristiano del Lugar Santísimo anda en la tierra prometida de Dios.

Para el cristiano del Lugar Santísimo la tierra prometida de Dios es hacer la perfecta Voluntad de dios en nuestras vidas. Los desafíos son grandes y así como hubo muchos gigantes en la tierra prometida, hay muchos gigantes (obstáculos) para la perfecta Voluntad de Dios en nuestras vidas. El único camino por el que podemos derrotar a nuestros enemigos en la tierra prometida es estar entrenados para la batalla por Dios saliendo fuera de Egipto (el mundo) y crecer de ser niños en el Reino de Dios (Pascua) a un mayor conocimiento de la Palabra de Dios siendo sostenidos de manera sobrenatural por el maná celestial de Dios (Su Palabra) en el desierto de la vida. Siendo obediente y estando dispuesto, el cristiano del Lugar Santísimo puede comer lo bueno de la tierra prometida (Perfecta Voluntad) de Dios (Isaías 1:19). Es solamente siendo entrenados para la batalla, escuchando la voz de Dios, estando dispuestos y siendo obedientes para hacer la perfecta Voluntad de Dios y descansando en la capacidad SOBRENATURAL de Dios para derrotar a nuestros enemigos en la tierra prometida, que los cristianos del Lugar Santísimo pueden andar en la perfecta Voluntad de Dios y comer lo bueno de las promesas de Dios en esa tierra prometida. La Novia de Cristo hace la perfecta Voluntad de Dios y vence a los gigantes (los obstáculos naturales) de la tierra prometida (la perfecta voluntad de Dios) oyendo la voz de Dios, siendo obediente a la voz de Dios, y venciendo a los gigantes en la tierra prometida por medio de la provisión y capacidad SOBRENATURAL de Dios.

 

EL DISEÑO DEL TABERNÁCULO

Según vamos aprendiendo de nuestros estudios, el cielo es un tabernáculo. Los tres componentes principales del tabernáculo corresponden a los niveles principales de nuestro crecimiento espiritual cristiano. A estas alturas, me gustaría representar esta verdad y características que hemos tratado en este capítulo con una comprensión pictórica.



EL TABERNÁCULO

ATRIO EXTERIOR EL LUGAR SANTO EL LUGAR SANTÍSIMO
Hijitos Jóvenes Padres
Camino Verdad Vida
Pascua Pentecostés Tabernáculos
30 Fold 60 Fold 100 Fold
Para Ti Dentro de Ti Por Medio de Ti
Pecados Perdonados Pecados Perdonados Conocerle a Él
La Buena Voluntad La Agradable Voluntad La Agradable Voluntad

 

EL GOBIERNO DEL REINO DE LOS CIELOS

Hay una estructura de gobierno en el Reino de los Cielos. El cielo está gobernado por Dios el Padre. Dios el Padre es el Rey del Cielo. El Cielo es una Teocracia. Una Teocracia es un gobierno donde Dios reina y gobierna porque Él es el Rey. Dios es uno y Dios es una unidad compuesta (Deuteronomio 6:4; Marcos 12:29). Así, Jesús es el Rey de reyes (Zacarías 14.4, Revelación 19:11-16). En Isaías 9:6 está escrito:

"Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz."

 

CINCO ATRIBUTOS DEL GOBIERNO DE DIOS

Para poder tener un gobierno, se necesitan cinco cosas básicas. Estas características son las siguientes:

  1. Se necesita un rey — El Rey del universo es Dios el Padre

  2. Se necesita una regla, ley o constitución — La constitución de Dios es la Torá 

  3. Se necesita un pueblo — El cuerpo de creyentes en Jesús el Mesías es descrito como siendo naciones para Dios. Esto es un cumplimiento de la promesa que Dios hizo a Abraham que sería un padre de muchas naciones (Génesis 17:5-6; Gálatas 3:16, 29; Revelación 21:9-10, 24)

  4. Se necesitan jueces para juzgar de acuerdo a la constitución (La Torá) — La Novia de Cristo juzgará y reinará como reyes y sacerdotes y hará juicios de acuerdo a la Torá de Dios (Isaías 2:2-4; Revelación 1:5-6; 5:10)

  5. Se necesita un lugar de morada — El lugar de eterna morada será con Su pueblo cuando Él cree un nuevo cielo y una nueva tierra (Revelación 21:1-3)

 

JESÚS ES EL REY DE REYES Y EL SEÑOR DE SEÑORES

El Rey del universo es Dios el Padre. Porque Dios es uno y Dios es una unidad compuesta (Deuteronomio 6:4; Marcos 12:29), Jesús es visto también como el Rey de reyes y el Señor de señores. Después de que Jesús ponga sus pies sobre el Monte de los Olivos en Su segunda venida, Él gobernará y reinará como el Rey sobre toda la tierra. En Zacarías 14:4, 9 está escrito:

"Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos… Y el Señor será rey sobre toda la tierra. En aquel día el Señor será uno, y uno su nombre."

En ese día, toda lengua confesará que Jesús es el Señor para la gloria de Dios el Padre. En Filipenses 2:8-11 está escrito:

"Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre."

Jesús es el Rey de reyes y el Señor de señores. En Revelación 19:16 está escrito:

"Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES, Y SEÑOR DE SEÑORES."

 

LA TORÁ ES LA CONSTITUCIÓN DEL GOBIERNO DE DIOS

Cuando Dios dio la Torá en el Monte Sinaí, Él deseaba que la nación de Israel fuese gobernada por la estructura de gobierno que Dios les dio en el Monte Sinaí. Así como el Tabernáculo es un anteproyecto del cielo, Dios dio la estructura de gobierno de la nación de Israel en la forma de la Torá como un anteproyecto del diseño de las cosas celestiales también. Cuando Dios dio la estructura de gobierno a los hijos de Israel, el gobierno fue dividido en una forma civil de gobierno y otra religiosa. El REY debía de ser el dirigente sobre la forma civil de gobierno y el SACERDOTE debía de ser el dirigente sobre la forma religiosa de gobierno. Esto es la estructura de gobierno basada en la Torá de Dios para Su Reino.

 

EL PAPEL DEL REY Y DEL SACERDOTE
EN EL GOBIERNO DE DIOS

Espiritualmente, la estructura civil y religiosa del gobierno que Dios dio a la nación de Israel, de acuerdo a la Torá, es un anteproyecto del gobierno de Dios en el cielo. Aun cuando el REY y el SACERDOTE eran dirigentes sobre las formas de gobierno civil y religioso, Jesús es descrito como el Rey de reyes y nuestro gran SUMO SACERDOTE. La Novia de Cristo es descrita como siendo reyes y sacerdotes delante de Dios. En la última sección, vimos que Jesús es el Rey de reyes. Ahora, veremos que Jesús es también nuestro Sumo Sacerdote. En Hebreos 3:1 est á escrito:

"Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y SUMO SACERDOTE de nuestra profesión, Cristo Jesús."

En Hebreos 4:14 está escrito:

"Por tanto, teniendo un gran SUMO SACERDOTE que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión."

 

LA NOVIA DE CRISTO ES REYES Y
SACERDOTES DELANTE DE DIOS

El rey y el sacerdote tenían la MÁS ALTA posición en la estructura de gobierno que Dios dio a Su pueblo en la Torá. Aun así, la Novia de Cristo tendrá la más alta posición y autoridad en el reino de los cielos. Los cristianos del Atrio Exterior y del Lugar Santo tendrán una posición y autoridad menor en el cielo. La Novia de Cristo es reyes y sacerdotes delante de Dios. En Revelación 1:5-6 está escrito:

"Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén."

En Revelación 5:10 está escrito: "Y nos ha hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra."

La duración de la Edad Mesiánica y la Novia de Cristo gobernando sobre la tierra es de 1000 años. En Revelación 20:6 está escrito:

"Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección…Sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años."

 

LA NOVIA DE CRISTO ENSEÑARÁ LA TORÁ A LAS NACIONES

Como hemos estudiado anteriormente en este libro, Sión es un término para el pueblo de Dios (Isaías 51:16). Sión es también un término para la Jerusalén celestial, la ciudad de la Novia de Cristo (Hebreos 12:22; Revelación 21:1-3). Durante la Edad Mesiánica del Milenio, la Novia de Cristo cumplirá la gran comisión de Jesús haciendo discípulos (estudiantes) de todas las naciones (Mateo 28:18-20) y enseñando a las naciones del mundo la Torá de Dios desde Jerusalén (Isaías 2.2-3).

 

UNA ASAMBLEA DE NACIONES DE GENTE SOBRE LA TIERRA

Cuando Dios hizo Su pacto con Abraham, Dios prometió a Abraham que sería el padre de muchas naciones (plural) y reyes y sacerdotes saldrían de él. Espiritualmente, los reyes y sacerdotes son la Novia de Cristo. Los cristianos del atrio exterior son una nación de gentes. Los cristianos del Lugar Santo son una nación de gente. Los cristianos del Lugar Santísimo, la Novia, son un SACERDOCIO SANTO (1ª Pedro 2.5, 9). En Génesis 17:5-6 está escrito:

"Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de MUCHEDUMBRE de gentes. Y te multiplicaré en gran manera, y haré NACIONES de ti, y REYES saldrán de ti."

Espiritualmente, Abraham es el padre de nuestra fe (Romanos 4:16). Cuando Dios hizo este pacto con Abraham, Dios hizo este pacto con Jesús al mismo tiempo. En Gálatas 3:16 está escrito:

"Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno. Y a tu simiente la cual es Cristo."

Aceptando a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, somos herederos de la promesa que Dios hizo con Abraham por medio de Jesús. En Gálatas 3:29 está escrito:

"Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa."

En Revelación 21, Dios describe la ciudad de la Novia, la Jerusalén celestial. Revelación 21 NO describe la totalidad del cielo. Sólo describe una ciudad en el cielo, la ciudad de Jerusalén. La ciudad de Jerusalén es la ciudad de la Novia. Dios quiere que Su pueblo se instale en el mejor sitio. Por esta razón, Él nos habla del lugar más especial del cielo, la ciudad celestial de Jerusalén. Dios nos habla de la gloria de Su Novia en la ciudad de Jerusalén. Aunque la Novia de Cristo sea solamente un REMANENTE de la iglesia, es la perfecta Voluntad de Dios que TODOS los creyentes sean la Novia de Cristo. Los que fallan al andar en este alto llamamiento de Dios, serán cristianos del Atrio Exterior y del Lugar Santo y constituirán el resto de las naciones del nuevo cielo y la nueva tierra durante el período de la eternidad. Revelación 21:9-10, 23-24 describe la Nueva Jerusalén, la ciudad de la Novia, según está escrito:

"…Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios…La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella."

Así como la gloria de Dios era la luz del Lugar Santísimo, la gloria de Dios es la luz de la Jerusalén celestial, la ciudad de la Novia. Otras naciones andarán a la luz de la ciudad de Jerusalén. Estas otras naciones son cristianos del atrio exterior y del Lugar Santo.

 

LA NOVIA JUZGARÁ A LAS NACIONES
DE ACUERDO CON LA TORÁ

Según hemos visto anteriormente, eran los sacerdotes los que juzgaban y sentenciaban de acuerdo con la Torá de Dios (Deuteronomio 17:8-11). Esos asuntos de gobierno que son muy complejos para la Novia se pasarán al gran SUMO SACERDOTE, la TORÁ VIVIENTE de DIOS, Jesucristo, quién recibirá el gobierno final de los asuntos de controversia relacionados con la observación de la Torá para las naciones de la tierra. La Novia de Cristo serán los sacerdotes de Dios sobre la tierra y enseñarán la Torá de Dios a las naciones de la tierra (Isaías 2:2-3; Malaquías 2:1, 6-7) y será el mayor en el reino de los cielos (Mateo 5:19). Los cristianos del atrio exterior y del Lugar Santo que rechazan la Torá de Dios (Oseas 4:6) y que han llamado a la Torá de Dios una "cosa extraña" (Oseas 8:12) NO serán sacerdotes delante de Dios y tampoco serán la Novia de Cristo, además, ellos serán llamados el menor en el reino de los cielos (Oseas 4:6; Mateo 5:19).

 

DIOS VIVIRÁ POR SIEMPRE CON
EL HOMBRE SOBRE LA TIERRA

Dios instruyó a Moisés que construyese un tabernáculo para que Dios pudiera morar con Su pueblo (Éxodo 25:8-9). Jesús vino a la tierra como Dios manifestado en carne (1ª Timoteo 3:16) y habitó entre los hombres (Juan 1:14). Aun así, Dios creará un nuevo cielo y una nueva tierra para que Él pueda vivir por siempre SOBRE LA TIERRA (Revelación 21:1-3). La palabra Tabernáculo significa "un lugar de morada temporal." El cielo presente es un "lugar de morada temporal" hasta que Dios cree el nuevo cielo y la nueva tierra. Cuando Él lo haga, Dios morará con el hombre sobre la tierra. En Revelación 21:1-3 está escrito:

"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y Dios mismo estará con ellos como su Dios."

 

LAS FIESTAS, LA NUEVA LUNA Y EL SHABAT SON UN ANTEPROYECTO DEL CIELO

Las fiestas del Señor que se encuentran en Levítico 23 fueron dadas por Dios para que Su pueblo pudiera comprender la venida de Jesús, el Mesías, y el papel que Jesús jugaría tanto para redimir como restaurar al hombre y la tierra para Dios, después de la caída en el Huerto del Edén. Aunque la mayoría de los cristianos han oído hablar de las fiestas, su profundo significado e importancia son desconocidos a escala universal.

El Apóstol Pablo escribió a los creyentes gentiles que las fiestas del Señor, la nueva luna, y el Shabat son UNA SOMBRA DE LAS COSAS POR VENIR (UN ANTEPROYECTO DEL CIELO) PARA ENESEÑARNOS SOBRE EL PAPEL DE JESÚS EL Mesías en la obra redentora de Dios. En Colosenses 2:16-17 está escrito:

"Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, TODO LO CUAL ES SOMBRA DE LO QUE HA DE VENIR; pero el cuerpo es de Cristo."

Muchos cristianos mencionan estos versículos para justificar que NO se deben celebrar las fiestas bíblicas. En realidad estos versículos deberían ser usados como base escrituraria para la comprensión del porqué los cristianos DEBERÍAN celebrar las fiestas bíblicas. Colosenses 2:16-17 nos dice que la nueva luna, los días de fiesta y el Shabat enseñan acerca de Jesús el Mesías. ¿Cuántos cristianos conoce que comprendan que las fiestas, la luna nueva, los días de fiesta y el Shabat enseñan acerca de Jesús? Para muchos cristianos, la luna nueva, los días de fiesta y el Shabat están "bajo la ley" y no son válidos para nosotros hoy en día. ¡Sin embargo, tal como estamos comprendiendo en este capítulo, la Torá que dio Dios a Su pueblo es ETERNA y la TORÁ ES UN ANTEPROYECTO DEL CIELO! Por lo tanto, la nueva luna, los días de fiesta y el Shabat son un anteproyecto del cielo. ¡Concluiremos este capítulo comprendiendo que la nueva luna, los días de fiesta y el Shabat son un anteproyecto del cielo y se celebrarán por toda la ETERNIDAD!

 

LAS FIESTAS SEÑALADAS

Las fiestas descritas en Levítico 23 son un anteproyecto del cielo. En Levítico 23:1-2, 4, estas fiestas son descritas como las "Fiestas del SEÑOR." Jesús es el Señor (Filipenses 2:11; 1ª Corintios 12:3). Ya que Jesús es el Señor, las fiestas del Señor, son fiestas de Jesús. Si estas fiestas son las fiestas de Jesús, todo cristiano debería comprenderlas y celebrarlas. Estas son las fiestas que Dios dio a Su pueblo para que las celebrase. Son un anteproyecto del cielo y serán celebradas por TODA LA ETERNIDAD.

Jesús cumplirá todas las fiestas bíblicas mencionadas en Levítico 23. Las siete fiestas bíblicas mencionadas en Levítico 23 son: la Pascua, los Panes sin Levadura, los Primeros Frutos, Pentecostés, la Fiesta de las Trompetas (Rosh HaShanah), el Día de la Expiación (Yom Kipur), y la fiesta de los Tabernáculos (Sukot).

Las cuatro primeras fiestas nos enseñan sobre la primera venida de Jesús. Jesús murió en la Pascua, fue enterrado al día siguiente durante la fiesta de los Panes sin Levadura, y resucitó tres días más tarde, en la fiesta de los Primeros Frutos. Cincuenta días más tarde, el Espíritu Santo fue derramado sobre los creyentes reunidos en la ciudad de Jerusalén en el día de Pentecostés (Hechos 2).

Las fiestas del otoño nos enseñan acerca de la segunda venida de Jesús. La resurrección de los muertos tendrá lugar en Rosh HaShanah, Jesús pondrá su pie en el Monte de los Olivos en el día de la Expiación o Yom Kipur y la Fiesta de los Tabernáculos enseña acerca de cómo las cosas serán durante el Milenio.

Por lo tanto, las fiestas del Señor nos darán una GRAN REVELACIÓN en cuanto a la primera y segunda venida de Jesús. ¡¡¡Nos enseñan acerca de su muerte, sepultura, y resurrección, del derramamiento del Espíritu Santo, de la resurrección de los muertos, de la coronación de Jesús como Rey sobre toda la tierra, de las bodas de Jesús con Su Novia, de los siete años de tribulación, de la segunda venida de Jesús y de la Edad Mesiánica del Milenio!!!

Además, las fiestas del Señor nos enseñan acerca de nuestra relación personal con Dios, de cómo podemos crecer de ser un niño cristiano a uno con madurez espiritual para que podamos convertirnos en la Novia de Cristo. Egipto es un tipo del mundo. El gobernador de Egipto era Faraón. De la misma manera, el gobernador de este mundo es Satanás. Así como los hijos de Israel huyeron de Egipto rociando la sangre del Cordero de Pascua sobre sus casas, cada vez que una persona recibe a Jesús como su Señor y Salvador personal, experimenta espiritualmente la Pascua y debe salir de Egipto (los caminos del mundo) y confiar en Jesús el Mesías que es el Cordero de Dios (Juan 1:29) y aplicar Su sangre derramada al dintel de nuestra puerta, que es nuestro corazón.

La levadura en la Biblia es símbolo del pecado. La fiesta de los Panes sin Levadura habla de ser ázimo o sin pecado. Después de convertirnos en creyentes por aceptar a Jesús en nuestra vida y corazón, hemos de buscar el vivir vidas santas delante de Dios y experimentar espiritualmente la fiesta de los Panes sin Levadura. A continuación, así como los hijos de Israel dejaron Egipto matando al Cordero de Pascua y cruzaron el Mar Rojo, los creyentes en Jesús como Mesías necesitamos ser bautizados en el Espíritu Santo después de ser salvos. Así como los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo y entraron en el desierto, después de que aceptamos a Jesús en nuestra vida y corazón, hemos de vivir todavía en el desierto de la vida.

Así como los hijos de Israel fueron sostenidos por Dios en el desierto cuando Él los alimentó con el maná del Cielo, nosotros como creyentes en Jesús como el Mesías somos sostenidos a través de esta vida alimentándonos en Jesús, el pan del cielo (Juan 6:33, 48). Cuando Dios dio la Torá a los hijos de Israel en el Monte Sinaí, es conocido por el pueblo judío como "La REVELACIÓN de Dios en el Monte Sinaí."

Espiritualmente, los creyentes que van al Monte Sinaí comenzarán a conocer y comprender a Dios y Sus caminos en una manera más profunda por medio de la revelación de Su Torá/Palabra según fue revelada por el Espíritu Santo. Siendo fieles en el desierto de la vida y siendo sostenidos por medio de la revelación de la Torá/Palabra de Dios durante las pruebas y tiempos difíciles de la vida, Dios nos tomará a nuestra tierra prometida espiritual. Nuestra tierra prometida espiritual es cumplir la perfecta Voluntad de Dios en nuestras vidas para la gloria del Reino de Dios. ¡Este es el mensaje y la aplicación en la comprensión de las fiestas del otoño!

Para una mayor enseñanza y comprensión en lo referente al significado espiritual y la importancia de las Fiestas Bíblicas en la vida de TODOS los creyentes, compre, por favor, mi libro, "Las Siete Fiestas del Mesías."Se da información al final del libro para saber como conseguirlo.

Por lo tanto, las fiestas del Señor no solamente revelan el plan redentor de Jesús en su primera y segunda venida según se ha revelado, sino que enseñan a los creyentes acerca de su relación personal con Dios y de cómo podemos crecer de ser niños creyentes hacia la madurez espiritual, para que nos convirtamos en la Novia de Cristo.

 

TRES VECES AL AÑO HABÍAN DE REUNIRSE EN JERUSALÉN

Dios instruyó a los hijos de Dios que debían reunirse tres veces al año en la ciudad de Jerusalén para celebrar las fiestas bíblicas. En Deuteronomio 16:16 está escrito:

"Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante del Señor tu Dios, en el lugar que él escogiere; en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Y ninguno se presentará delante del Señor con las manos vacías."

Tradicionalmente, los cristianos miran a las fiestas bíblicas como que son exclusivamente judías y que están "bajo la ley." Sin embargo, Levítico 23:1-2, 4 nos dice muy claramente que estas son LAS FIESTAS DEL SEÑOR. Puesto que Jesús es el Señor, estas son las fiestas de Jesús. Dios en Su divina sabiduría ordenó que estas fiestas habían de ser celebradas tanto por los judíos como por los no judíos sobre una base conjunta (Deuteronomio 16:10-11, 14-16). En Deuteronomio 16:11 está escrito:

"Y te alegrarás delante del Señor tu Dios, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita que habitare en tus ciudades, y el EXTRANJERO, el huérfano y la viuda que estuviere en medio de ti, en el lugar que el Señor tu Dios hubiere escogido para allí su nombre."

En este versículo, la palabra traducida como "extranjero" es la palabra hebrea "guer." Es la palabra 1616 del Diccionario de Strong. La palabra hebrea, "guer" quiere decir no-judío (el creyente bíblico gentil o cristiano) que se ha unido él mismo al pueblo judío. Por lo tanto, el Señor es el anfitrión de las fiestas y todos los creyentes bíblicos son Sus invitados.

 

LAS FIESTAS BÍBLICAS DEBEN GUARDARSE PARA SIEMPRE

En Levítico 23:14, 21, 31 y 41, Dios ordena que las fiestas han de guardarse para SIEMPRE. Referente a la fiesta de los tabernáculos, en Levítico 23:39, 41 está escrito:

"Pero a los quince días del mes séptimo, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta al Señor por siete días; el primer día será de reposo, y el octavo día será también día de reposo…Y le haréis fiesta al Señor por siete días cada año; será ESTATUTO PERPETUO POR VUESTRAS GENERACIONES; en el mes séptimo la haréis."

 

LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS SERÁ CELEBRADA DURANTE LA EDAD MESIÁNICA

Dios no ha eliminado las fiestas bíblicas porque Él ha ordenado que han de ser guardadas por toda la eternidad. Dios no cambia (Malaquías 3:6) y Jesús es el mismo, ayer, hoy y para siempre (Hebreos 13:8). Cuando Jesús regrese a la tierra en Su segunda venida, él requerirá a TODAS LAS NACIONES que guarden la Fiesta de los Tabernáculos durante el Milenio de la Edad Mesiánica. En Zacarías 14, tenemos la siguiente secuencia de acontecimientos:

  1. Jesús pondrá Sus pies sobre el Monte de los Olivos durante Su segunda venida (Zacarías 14:4)

  2. Jesús será el Rey sobre toda la tierra (Zacarías 14:9)

  3. Las aciones del mundo celebrarán la fiesta de los Tabernáculos durante el Milenio de la Edad Mesiánica (Zacarías 14:16-17)

Zacarías 14:16-17 describe a las naciones del mundo que celebrarán la fiesta de los Tabernáculos durante la Edad Mesiánica según está escrito:

"Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, al Señor de los ejércitos y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Y acontecerá que los de las familias de la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, el Señor de los ejércitos, no vendrá sobre ellos lluvia."

 

EL SHABAT Y LA NUEVA LUNA SERÁN
GUARDADOS POR TODA LA ETERNIDAD

En Colosenses 2:16-17, nos dice que el Shabat y la nueva luna es una SOMBRA DE LAS COSAS POR VENIR que nos enseñan acerca de Jesús el Mesías. Revelación 21:1 habla acerca del tiempo cuando Dios creará los nuevos cielos y la nueva tierra, según está escrito:

"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más."

En Isaías 66:22-23, podemos ver que durante el tiempo del "nuevo cielo y la nueva tierra" (que habla de la eternidad, Revelación 21:1) Dios requerirá que TODA CARNE guarde el Shabat y la nueva luna. En Isaías 6:22-23 está escrito:

"Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra, que yo hago permanecerán delante de mí, dice el Señor, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dice el Señor."

Ezequiel 40-48 describe el Templo que será edificado durante el reinado de Cristo sobre la tierra en el Milenio, en la Edad Mesiánica. También es un cuadro profético de cómo serán las cosas después de la Edad Mesiánica durante el tiempo del nuevo cielo y nueva tierra, y por toda la eternidad. En estos capítulos, podemos ver que el Shabat, la nueva luna y las fiestas serán guardadas y celebradas por todas las naciones. También, los sacerdotes del Señor enseñarán la Torá de Dios a las naciones. En Ezequiel 44:15, 23-24 los sacerdotes de Dios que son un cuadro espiritual de la Novia de Cristo enseñarán la Torá a las naciones, según está escrito:

"Mas los sacerdotes levitas hijos de Sadoc, que guardaron el ordenamiento del santuario cuando los hijos de Israel se apartaron de mí, ellos se acercarán para ministrar ante mí, y delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre, dice el Señor…Y enseñará a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio. En los casos de pleito ellos estarán para juzgar; conforme a mis juicios juzgarán; y mis leyes y mis decretos guardarán en todas mis fiestas solemnes, y santificarán mis días de reposo."

En Ezequiel 45:21, la fiesta de la Pascua y de los Panes sin Levadura se guardan. En Ezequiel 45:25, la fiesta de los Tabernáculos se guarda. En Ezequiel 47:1, aguas salen del trono del templo. Esto también puede ser visto en Revelación 22:1. El agua se convirtió en un río y este río se convirtió en el agua para sanidad de las naciones (Ezequiel 47:12; Revelación 22:2). En el medio del río estaba el árbol de la vida (Revelación 22:2). El árbol de la vida es la Torá y la Torá será enseñada a todas las naciones durante la Edad Mesiánica por la Novia de Cristo (Isaías 2:2-3).

 

LA TORÁ ES UN ANTEPROYECTO DEL CIELO

En este capítulo, hemos examinado que la Torá es un anteproyecto del cielo. El cielo es descrito tanto como un tabernáculo como un templo. Espiritualmente, los creyentes en Jesús como el Mesías son descritos también como que somos un tabernáculo y un templo. Así como Dios exigió que el tabernáculo terrenal no se contaminase con el pecado, de la misma manera, Dios demanda que nuestro cuerpo físico y vida terrenales no se contaminen con el pecado tampoco. Así como Dios juzgó a la nación de Israel, cuando ellos contaminaron el templo, así Dios juzgará a todos los creyentes que contaminen sus cuerpos y vidas terrenales con los pecados del mundo y de los deseos de la carne. Los que contaminan sus cuerpos y vidas con el pecado, no serán la novia de Cristo. Los que preserven sus cuerpos y vidas del sistema de vida de pecado crecerán a la madurez espiritual y serán la Novia de Cristo.

Los tres componentes del tabernáculo describen los tres niveles principales del crecimiento espiritual en las vidas de todos los creyentes. El atrio exterior corresponde a ser un cristiano niño. El Lugar Santo describe como ser un cristiano adolescente. El Lugar Santísimo describe como ser un cristiano adulto. Los creyentes en el cielo incluirán cristianos niños, adolescentes y adultos. Los cristianos adultos son aquellos creyentes que han crecido a la madurez espiritual y serán la Novia de Cristo.

Dios dio la Torá a los hijos de Israel como un anteproyecto del cielo. El gobierno del Reino de los Cielos es una teocracia. Dios es el Rey del Universo. La constitución del Reino de los Cielos es la Torá. Cuando Dios dio la Torá en el Monte Sinaí, Él dio tanto la forma de gobierno civil como el religioso. El gobierno civil estaba encabezado por un rey. La forma de gobierno religioso estaba encabezado por un sumo sacerdote. Jesús es el cumplimiento de los dos oficios. Él es tanto el Rey como el Sacerdote de Dios. Espiritualmente, esto era para enseñar a los creyentes que en el Reino de Dios, Dios desea que todos los creyentes sean reyes y sacerdotes delante de Él. No todos los creyentes serán reyes y sacerdotes delante de Dios, solamente la Novia de Cristo que ha crecido a la madurez espiritual serán los reyes y sacerdotes.

Dios dio el Shabat, la luna nueva y las fiestas para ser guardados por toda la eternidad. Jesús cumplirá todas las fiestas bíblicas. Las cuatro primeras fiestas, Pascua, Panes sin Levadura, Primeros Frutos y Pentecostés fueron cumplidas en la primera venida de Jesús. La fiesta de las Trompetas, el día de la Expiación y la fiesta de los Tabernáculos se cumplirán en la segunda venida de Jesús. Jesús es el descanso del Shabat de los creyentes y él es la Torá viviente. El Shabat, la luna nueva, y las fiestas fueron dadas por Dios para enseñar acerca del plan redentor de Dios por medio del Mesías y para enseñar a los creyentes acerca de los caminos del reino de los cielos. El Shabat, la luna nueva y las fiestas serán celebradas durante el Milenio en el Edad Mesiánica, cuando Jesús gobernará y reinará en Jerusalén. El Shabat, la luna nueva y las fiestas serán también celebradas por toda la eternidad.

Como conclusión, Dios dio la Torá para que fuese un anteproyecto del cielo. El sacerdocio es un cuadro espiritual de la Novia de Cristo. El tabernáculo es un anteproyecto del cielo. El Shabat, la luna nueva y las fiestas enseñan de manera explícita acerca del plan redentor de Dios según ha sido manifestado por Jesús el Mesías, nos da detalles explícitos acerca de lo que será el cielo por toda la eternidad. Por esta razón, Dios nos puede decir, "Les escribí las GRANDEZAS DE MI TORÁ, y fueron tenidas (proféticamente por el Cristianismo) por cosa extraña." (Oseas 8:12). Por lo tanto, el pueblo de Dios fue destruido, porque le faltó el conocimiento por causa del rechazo de la Torá (Oseas 4:6).

¡Gloria sea dada a Dios por habernos dado Su Torá como un anteproyecto del cielo! Por esta causa, podemos comprender el papel de la Novia de Cristo y lo que será el Reino de Dios por toda la eternidad. En Isaías 42:21 está escrito:

"El Señor se complació por amor de su justicia EN MAGNIFICAR LA TORÁ Y ENGRANDECERLA."

 

Continuar para Capitulo 13

 

 

 

Yeshua from Genesis to Revelation

Yeshua from Genesis to Revelation 

This DVD series reveals Yeshua in the entire Bible (Psalm 40:7, Luke 24:44). Yeshua is in the Torah. He created the heavens and earth, made covenant with Abraham, led the children of Israel out of Egypt, gave the Torah at Mount Sinai, is the bridegroom of Israel and the glory of God that filled the tabernacle. Yeshua died on the tree to unite the twelve tribes of Israel (John 10:16-17, 11:49-52). Yeshua will gather the twelve tribes of Israel during the tribulation period and be glorified. He will reign during the Messianic Era as King over the whole earth teaching the Torah to all nations. While revealing Yeshua from Genesis to Revelation, this DVD series also teaches the basic principles of the Hebraic roots of Christianity, including who is the house of Jacob, Torah is for all believers in Yeshua, and Two Houses and the New Testament. Finally, this DVD series gives a Hebraic perspective of the end of days. In all, twelve hours of power packed teaching!

Order Here!

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
©2010-2014 Hebraic Heritage Ministries International.  Designed by Web Design by JB.